IMG_20160415_111304Con una importante asistencia de jóvenes estudiantes y activistas de derechos humanos se realizó este Taller organizado por el Laboratorio de Paz, PROVEA y el Comité de Derechos Humanos de la UCAB,  con los ponentes: Lexys Rendón del Laboratorio de Paz, Rafael Uzcátegui de PROVEA, Montes de Oca del Laboratorio de Paz y del Comité de Derechos Humanos de la UCAB, en cuya Biblioteca Central se realizó esta actividad.

El Registro Militar Obligatorio  (RMO) viola los DDHH y la CRBV

El Taller hizo un detenido cuestionamiento al registro Militar Obligatorio contemplado en la ya aprobada sin consulta, reforma de la Ley de Registro Militar venezolana, que viola varios derecho humanos de la Carta Universal entre los que se incluyen el Derecho de Libre Asociación y el Derecho a la Objeción de Conciencia, además de violar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que consagra el Servicio Militar y el Civil cómo opcionales y de libre elección, en igualdad de condiciones en su artículo 133.

Entre las violaciones más destacadas y de incidencia frecuente en la aplicación de este Registro, está el del derecho a la educación, ya que no se puede inscribir en la Educación Superior quien no esté registrado. Por otro lado tampoco se puede emplear, ni ser empleado sin que este requisito se cumpla, pudiendo la FANB solicitar los registros de nómina y las matriculas estudiantiles cuando lo considere necesario para garantizar el cumplimiento de esta Ley. Todas estas incidencias de la aplicación de la ley del Regisytro Militar Obligatorio, violan además el derecho a la confidencialidad de la información y incurren en la violación conocida cómo deber de Cooperación, usada por las dictaduras para vigilar, controlar y reprimir.

La militarización de la Inversión del Estado

Por otro lado los ponentes destacaron que en los últimos años se han creado 10 grandes empresas militares que abarcan todos los ámbitos de la vida económica y financiera, con grandes asignaciones presupuestarias y con poca visibilidad pública de sus desempeño, al igual que empresas que adquiridas por el estado se les han entregado completamente a la administración militar. estas asignaciones presupuestarias de las empresas militares hacen parte del presupuesto militar al igual que la compra de armas, representan el 4to lugar en el presupuesto nacional, por encima de gastos cómo el de Salud, Trabajo, Economía, Consejo Federal de Gobierno y Educación, entre otros.

Dos Ejemplos relevantes, el presupuesto de la Defensoría del Pueblo está ahora en el lugar 193 del presupuesto, presupuesto cuya orientación es hacia la protección de los derecho humanos y ciudadanos y  y el del ministerio de pueblos indígenas está en el lugar 143 del mismo presupuesto.

La cultura de la violencia y de las armas

Los talleristas destacaron que una cultura de las armas y la violencia prevalece en la promoción que el poder político y comercial le hace a los valores ciudadanos en todos los períodos de la historia, y que los valores civilistas y pacíficos de la cultura están relegados, para el poder, «no hay heroicidad en proceder de forma pacífica y desarmada».

Esta cultura del poder prioriza al arquetipo del caudillo y el gran jefe patriarcal, relegando así las culturas de lo colectivo, a la madre cómo relevante en la organización cultural venezolana, y genrando uan cultura de subordinación y sumisión muy antidemocrática.

Los organizadores están suscritos de manera colectiva a la Internacional de Ressitencia a la Guerra y promovieron su afiliación y divulgación de sus acuerdos en Venezuela.

Este Taller dió inicio a una campaña por la Derogación del RMO,que arrancará con actividades el Día de la Objeción de Conciencia 14 de mayo. Bajo las consignas: #YoMeDeclaroObjetor y  .

Los participantes, en su mayoría muy jóvenes dieron valiosos testimonios personales de la aplicación del RMO.

el folleto que orientó el Taller pued ser descargado libremente en: http://laboratoriosdepaz.org/

PROVEA Medios/jlr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.