«El Gobierno tenía conocimiento, no sabía que iba a ser público el delito, a las mujeres no les gusta hacer eso público, pero Afiuni tuvo el valor de revelarlo».

Aclaró el defensor que en su expediente «hay pruebas del abuso, que pudieron registrarse cuando ella salió del INOF en febrero de 2011 con signos de haber sido torturada», precisa el canal de noticias en su página web.

Con estas palabras el abogado José Amalio Graterol, quien lleva el caso de la jueza María Lourdes Afiuni, afirmó vía telefónica a Globovisión que el Gobierno nacional y la Organización de Naciones Unidas (ONU) están al tanto de que Afiuni había sido víctima de violación durante los primeros meses de su reclusión.

Afiuni, estuvo encarcelada en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF). Aclaró el defensor que en su expediente «hay pruebas del abuso, que pudieron registrarse cuando ella salió del INOF en febrero de 2011 con signos de haber sido torturada», precisa el canal de noticias en su página web.

Todo el equipo de la defensa, en acuerdo con los psiquiatras que atendieron a Afiuni, decidió en aquel momento no dar a conocer estos abusos, explica Graterol quien señaló además que eso sería «una segunda violación».

Graterol explicó que ahora Venezuela al ser parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU está en la obligación de acatar las resoluciones de ese organismo.

Resaltó que el encarcelamiento de Afiuni es arbitrario e indicó que hay nuevas perspectivas respecto a los llamados presos políticos, pues se están haciendo acercamientos para dialogar su liberación.

Afiuni cumple tres años privada de libertad en el mes de diciembre y lo que ha vivido ha salido a la luz tras filtrarse parte del libro Afiuni, La Presa del Comandante, escrito por el periodista Francisco Olivares, quien está al frente de Expediente de El Universal. (El Universal, 23.11.12)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.