Foto: Correo del Caroní
Foto: Correo del Caroní

El 5 de noviembre se venció el lapso de 45 días establecido en el artículo 236 del Código Orgánico Procesal Penal para que la fiscal 2° del Ministerio Público, María Navarro, presentara la acusación, solicitara el sobreseimiento o archivara las actuaciones en el caso de los sidoristas Rederick Leiva, Leinys Quijada y Heberto Bastardo, detenidos a finales de septiembre.

Los trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (Sidor) fueron detenidos en la tarde del viernes 19 de septiembre en una zona residencial de Puerto Ordaz.

El domingo 21 de septiembre el Tribunal Primero de Control, a cargo de la jueza Miguelina Maneiro, les dictó privativa de libertad por presunto tráfico de armas y asociación para delinquir. Fueron recluidos, en principio, en la sede del Sebin en San Félix, y posteriormente trasladados al Sebin en Maturín.

Desde entonces, aseguraron sus abogados defensores, familiares y trabajadores de Sidor, el caso ha estado marcado por los vicios legales.

El abogado Trino Odremán destacó que una vez vencido el lapso de 45 días sin que la Fiscal haya presentado la acusación, “el detenido o detenida quedará en libertad, mediante decisión del juez o jueza de Control, quien podrá imponerle una medida cautelar sustitutiva”, de acuerdo con el artículo 236 del COPP.

La jueza que lleva el caso se saltó el parámetro legal, al aceptar que la fiscal presentara la acusación al día siguiente de culminar el lapso, es decir, en el día 46.

En vista del incumplimiento, la defensa solicitó la liberación de los sidoristas, pero no hubo pronunciamiento, por lo que recurrieron a un amparo constitucional “con la finalidad de que se restablezca la situación jurídica infringida, la cual no es otra que la privación ilegítima de libertad por cuanto no se presentó el acto conclusivo en el lapso que corresponde”.

Sobre ninguno de los mecanismos han tenido respuesta en cuanto a la liberación o la imposición de una medida menos gravosa. “Esta situación da continuidad a las irregularidades y no contamos con una tutela judicial efectiva en este caso, no tenemos una expectativa plausible de que en el acto inmediato, que es la audiencia preliminar, se le sea aplicado el debido proceso”.

Audiencia preliminar en puertas

El acto próximo, señaló, es la audiencia preliminar, en la que se debería dictar el sobreseimiento; sin embargo, advirtió que no cuentan con muchas esperanzas “debido a lo que se ha venido presentando, como la detención irregular. No hubo el control para garantizarle los derechos a estos detenidos, y posteriormente hubo la presentación tardía de la acusación”.

El abogado informó que la audiencia preliminar debería fijarse en los próximos 10 a 20 días. “Estamos orientados a demostrar, y ya lo logramos, que ellos no son responsables de eso, el hecho es inexistente y el delito -tráfico de armas y asociación para delinquir- no lo cometieron (…) el hecho parte de la siembra de un armamento, contamos con suficientes elementos para dar por probada su inocencia”.

Aseguró que pueden acudir a instancias internacionales, pero en principio deben agotar el ordenamiento jurídico interno, que hasta ahora no les da señales de justicia.

Mencionó que un día antes de la audiencia en la que se le dictó privativa de libertad a los sidoristas, “la misma jueza y la fiscal les dieron una cautelar a unos colombianos indocumentados con armas, y a estos trabajadores al día siguiente les imputan unos delitos de penas excesivamente elevadas para sacarles la medida privativa de libertad”.

La abogada Yubirí Quijada, hermana de la detenida Lennys Quijada, señaló que se mantienen en lucha principalmente con el sistema de administración de justicia que ha convalidado “actuaciones viciadas” del Ministerio Público, “y ahora con la presentación de la acusación de forma extemporánea”. “Como familiares, seguiremos luchando porque estamos en presencia de tres trabajadores luchadores de los derechos laborales”, dijo.

Solidaridad obrera

El trabajador Cruz Hernández, de la corriente Tendencia Clasista, propuso hacer una asamblea en el portón de Sidor para buscar estrategias que permitan agilizar la liberación de los sidoristas.

Julio Mariño, de la corriente 100% Sidorista, recalcó que el caso de los sidoristas muestra la criminalización de la protesta y la violación del debido proceso. “No entendemos cómo se ensañan con estos muchachos, y después extemporáneamente ratifican una acusación que no tiene sentido”, dijo.

Leonel Grisett, vocero de Coalición Siderúrgica, coincidió en que este caso ratifica la criminalización de la protesta, “queda a la luz de todos que esto es un patrón, con esto no se están deteniendo a tres trabajadores sino a más de 14 mil en cuanto a su espíritu de protesta”.

Reconoció que los trabajadores han sido “ciegos” ante esta situación y no han protestado la libertad plena de los tres sidoristas. “Nos toca protestar en el marco de la ley (…) si fuimos capaces de protestar por lo reivindicativo, por qué no podemos hacerlo por lo social y lo humano”.

Hermes Rodríguez, de la corriente Fuerza Siderúrgica, calificó como una irresponsabilidad la posición de Sutiss. “Tenemos que buscar acciones de inmediato porque es evidente la inocencia de estos compañeros, y solicitamos a la juez Miguelina Maneiro que de manera inmediata haga respetar el COPP, la Constitución y los acuerdos en cuanto a derecho laboral”.

En la rueda de prensa también estuvo presente el secretario general de Sutrapuval, Manuel Díaz, quien abogó por la liberación de los sidoristas. (María Ramírez, Correo del Caroní, 10.11.2014)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.