A3RodneyAlvarezEl trabajador de Ferrominera Orinoco, Rodney Álvarez, tiene tres años y cuatro meses detenido por su presunta culpabilidad en el homicidio del también ferrominero Renny Rojas, asesinado el 9 de junio de 2011 en el portón de la empresa, cuando los empleados de la industria aspiraban elegir la comisión electoral para renovar las autoridades sindicales de Sintraferrominera.

La madre de Álvarez, Yaritza Rodríguez, aseguró que a su hijo le han fijado cuatro audiencias que han sido diferidas, sin que hasta ahora se haya dado inicio al juicio. Tras pasar por los calabozos de Guaiparo y otros centros penitenciarios del país, se encuentra recluido en la actualidad en El Rodeo II. “¿Qué madre quiere que un hijo pague por la culpa de otro cuando el verdadero culpable anda suelto y apoyado?”, lamenta.

La mujer cuenta que a su hijo, de 30 años de edad, no se le ha podido determinar la culpabilidad en la muerte de Renny Rojas, por lo que pide a la madre de Rojas unirse a ella para juntas solicitar justicia.

“Veo a mi hijo de mes a mes con los ánimos contra el piso. Por donde ha pasado lo han golpeado, le han hecho de todo, no me dejan pasarle comida ni artículos de higiene”, cuenta, al señalar que lo poco que gana planchando en residencias lo dedica a los viajes para ver a su hijo y al sustento de los tres hijos de Álvarez de 3, 5 y 7 años de edad, que viven con ella en el sector Tocomita de Ciudad Piar. “Los niños no asisten a la escuela porque no tengo cómo mandarlos”, asegura.

Compañeros de Alvarez, quien laboraba en el taller eléctrico de Ciudad Piar, plantean organizar una colecta de fondos de un día de salario para ayudar en la manutención de sus hijos y en su defensa legal.

El trabajador Evaldo Castillo ratificó que la madre del ferrominero detenido no tiene medios económicos para viajar a Caracas todos los meses. “El único sostén de su familia era Rodney y no se entiende por qué si el 9 de agosto de 2012 Héctor Maicán, entonces secretario de finanzas de Sintraferrominera, confesó haber disparado y admitió que tenía porte ilícito de armas, se le dio una medida cautelar de presentación y listo”.

“No hay pruebas que incriminen a Rodney”, puntualizó.

Castillo planteó que harán una cruzada por la libertad de Álvarez, por lo que solicitarán a los ferromineros colaborar con un día de salario. “Hacemos un llamado a Sintraferrominera para que nos dé las planillas para autorizar los descuentos, a fin de que la mamá administre ese dinero en el sustento de sus nietos y un abogado privado”.

El trabajador lamentó que Sintraferrominera no haya dado soporte a la familia de Álvarez, como sí se hizo con la familia del ferrominera asesinado.

Comisión contralora

En otro orden de ideas, Castillo exhortó al secretario general de Sintraferrominera, Rubén González, a convocar a una asamblea general para conformar una comisión contralora de cinco miembros que se encargue de administrar y verificar el destino de los recursos originados tras el descuento de Bs. 300 por trabajador, por gastos legales en la discusión del contrato colectivo y a los cuales renunció el asesor legal, Frank Silva.

El trabajador Jorge Ascanio solicitó a González agilizar la homologación del contrato colectivo y corregir el pago erróneo de los domingos, que anteriormente se cancelaban con un incentivo de rotación y actualmente se pagan como un día normal.

Exigió conformar una comisión de trabajo para activar las cláusulas 12 y 13, vinculadas con la meritocracia y las escalas del tabulador, respectivamente. (María Ramírez, Correo del Caroní, 29.09.2014)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.