Este jueves se realizó la exhumación de los restos del ciudadano Jorge Becerras, víctima de la masacre de Cantaura, ocurrida en 1982. A casi 28 años del suceso familiares y allegados aún no han podido dar con los responsables del hecho.

Jorge Méndez, en condición de juez de la Sala Segunda del Tribunal de Control de la jurisdicción penal, del estado Bolívar, aseguró que el juzgado se encuentra controlando y dirigiendo un acto de investigación solicitado por la fiscalía 38 con competencia nacional, el cual consiste en la exhumación de los restos de Becerras, quien presuntamente falleció de manera violenta en la población de Cantaura.

La actividad se da con la finalidad de determinar el cuerpo del delito y luego la posible responsabilidad penal de los presuntos autores. Desde el punto técnico se especificó las condiciones de los restos, heridas sufridas y la dirección de los proyectiles, que los odontólogos, antropólogos y patólogos forenses creyeron convenientes.

Se trata de la exhumación número 17 en todo el país. Méndez aseguró que la primera fase es determinar cómo quedaron los restos de las personas, y la finalidad es establecer culpables.

Américo Pérez, miembro de la fundación Cantaura Vive, junto a un grupo de ciudadanos y familiares se dieron cita en el cementerio Jobo Liso, para rendirle un homenaje a Jorge Becerras Navarro. Pérez aseguró que Becerras es una de las 23 personas que fueron “masacradas” el 4 de octubre de 1982.

Con esta exhumación son seis las hasta ahora realizadas, faltando todavía la misma cantidad para completar la lista de 23 ciudadanos caídos en la lucha revolucionaria de ese día.

Afirmó que todos los ciudadanos, amigos y familiares exigen se haga justicia y se hallen a los culpables. Hoy con la investigación se demostrará que fueron asesinados con tiros de gracia. Aun cuando hubo un bombardeo, la mayoría de esas personas quedaron vivas, “fueron rematadas por la otrora Disip a cargo de López Cisco”. Cisco se encuentra residenciado en la ciudad de Panamá.

Pérez pide a los diferentes organismos del Estado venezolano se les rinda un homenaje a estos ciudadanos caídos en la masacre. Aseguró que no se trata de tinte político, sea cual sea su inclinación o si están del lado del gobierno del presidente Chávez, los responsables tienen que pagar su culpa.

Rafael Hurtado, abogado de la fundación Cantaura Vive, aseguró que la mayoría de las personas fueron asesinadas por disparos a quema ropa en el cráneo.

Hurtado cree que se debe hacer justicia en este caso. Todavía quedan 6 cuerpos por exhumar, uno en el Distrito Capital y los demás en el estado Anzoátegui. (Miguel Ricardo Valdez, Correo del Caroní, 01.10.09)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.