Archivo
Archivo

La Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, explicó este jueves en una entrevista al canal Globovisión que la liberación de los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, Paola Barroso y Franklin García, quienes habían sido acusados y aprehendidos por el caso de la muerte de la joven Geraldine Moreno, en el estado Carabobo, durante las protestas de febrero de este año, obedeció a un proceso de “decantación” de la investigación.

“Ciertamente había cuatro funcionarios privados de libertad pero de la investigación se determinó exactamente qué ocurrió y quiénes son los presuntos responsables”, dijo Ortega Díaz.

De acuerdo con la fiscal, son los funcionarios Francisco Barroso y Albín Bonilla, los directamente responsables de haber disparado un “perdigonazo” a la cara de Geraldine Moreno.

Lo mismo ocurrió con las investigaciones del estudiante Bassil Da Costa, fallecido en Caracas, en las manifestaciones del 12 de febrero pasado.

La Fiscal indicó que fue una sola arma la que disparó y en consecuencia fue una persona la que mató a Da Costa y por tanto el autor material no puede ser más de uno; “otro podrá ser determinador, cómplice, nunca autor material, porque hay grados de participación en los delitos”, aclaró. (Notitarde, 11.07.2014)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.