Miguel Ángel Contreras

“Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión, y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura”, así lo establece el artículo 57 la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Este año han suscitado dos situaciones que reflejan la violación de este artículo de la Constitución.

El caso de Miguel Ángel Contreras, detenido el pasado 05.02.10 por efectivos de la Guardia Nacional en un estadio de fútbol en la Isla de Margarita -estado Nueva Esparta- por llevar una camisa con un mensaje que decía “Hugo me cago en tu revolución”, y por lo que se le abrió un juicio penal. Contreras el 19.11.10 se acercó a la sede Provea, donde relató, referente a lo sucedido, que estuvo privado de su libertad por 48 horas. El cargo por el cual se le acusa es ofensa a los jefes de gobierno, y por esto, el próximo 01.12.10 se le realizará el juicio oral y público ante el Tribunal Penal de Juicio de la Circunscripción Judicial del estado Nueva Esparta.

“Jamás pensé que me fueran a imputar por una simple franela, esta es una revolución que no beneficia a nadie, esto no parece una democracia” lamentó Contreras.

Otro caso emblemático donde se evidenció el incumplimiento del artículo fue el de Cristian Fuentes, quien el 01.11.10 fue retenido por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, aproximadamente por una hora, en la estación de Plaza Venezuela del Metro de Caracas por tomar fotos del mal estado de las instalaciones. El caso se dio a conocer a través de la red social Twitter, cuando Fuentes denunció ante el usuario @caracasmetro lo que había pasado.

El también estudiante de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela declaró a Provea que como usuario del Metro de Caracas seguirá con las denuncias sobre el servicio de este transporte público.

El caso más reciente es de las 35 personas que fueron aprehendidas por protestar en la estación de Propatria por el mal servicio del Metro de la capital. Una manifestación absolutamente pacífica como lo confirmó el Juez penal que declaró la libertad plena de los detenidos. (Prensa Provea, 19.11.10)

Cristian Fuentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.