Cola-para-la-gasolina-en-Táchira-1100x618

Este lunes la presencia de decenas de vehículos formando filas en las adyacencias de las estaciones de servicio marcó el inicio de semana en San Cristóbal.

Dar vueltas en busca de una estación de servicio abierta o con poca cola es la constante que asumieron desde hace dos semanas los habitantes de Táchira, quienes sin una respuesta oficial deben permanecer entre dos y cuatro horas en medio de largas filas para surtir de gasolina el tanque de sus vehículos.

A pesar de que el pasado 15 de abril representantes del Ministerio de Petróleo y Minería y Pdvsa ratificaron la total normalidad en el suministro de combustibles para Táchira, las colas en las estaciones de servicio no cesan. El fin de semana aumentaron y este lunes continúan abarrotados de carros los pocos establecimientos de gasolina que están abiertos.

Al inicio de la crisis de combustible, la diputada al Consejo Legislativo del Táchira y miembro de la mesa de combustible, Nellyver Lugo, aseguró que la falla se debía a medidas de seguridad que fueron tomadas cuando una protesta de comerciantes cerró el paso en la autopista San Cristóbal–La Fría, vía por donde transitan a diario las gandolas de combustible que vienen de la planta de llenado de El Vigía.

La referida protesta no se extendió por más de dos horas a pesar de ello el desabastecimiento de combustible en Táchira persiste.

“Dicen que todo está normal, que no se ha reducido el cupo de gasolina para Táchira pero las colas no paran. La gente del gobierno debe ser seria y decir ¿qué está sucediendo con el despacho de gasolina? ¿por qué tenemos que pasar hasta cuatro horas en una cola para llenar el tanque?”, dijo Daniel Mora.

La frontera no se escapa de la crisis a pesar de que continúa cerrada. De cinco estaciones de servicio solo dos despacharon el fin de semana, señaló Jin Navarro habitante del municipio Bolívar.

“Desde las 6 de la mañana me vine a hacer la cola. Poca gasolina se consigue en el pueblo y eso que la frontera está cerrada y existen supuestos controles que no permiten que salga a Colombia. Tenemos ya más de una semana sin combustible en algunas bombas y nadie dice qué pasa. Aparte de eso, a San Antonio llega poca gasolina de 91 octanos. A veces tenemos que ir a Capacho o San Cristóbal a llenar los tanques”, agregó.

Como falta de seriedad ven los habitantes de la frontera la poca información que se maneja en relación a las largas colas para surtir gasolina. Exigieron a las autoridades que “dejen de mentir y digan cuál es el problema que hay con el suministro de combustible”, pidió Rodolfo Velandria.

El Estímulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.