Nicolás Cárdenas "No se puede celebrar la dignidad cuando la sociedad civil está indignada por las condiciones en las que se vive en este país”

Estudiantes de distintas casas de estudios superiores de la región capital se concentraron este jueves 4 de febrero en la Plaza Brión de Chacaíto y marcharon hasta Plaza Venezuela para condenar la celebración del intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y exigir al Gobierno Nacional mejores condiciones de vida en la actualidad.

La intención inicial de los estudiantes fue entregar un documento a la Asamblea Nacional en el que proponían soluciones al problema de la inseguridad ciudadana, sin embargo no contaban con las notificaciones autorizadas por la Alcaldía del Municipio Libertador para llevar a cabo una movilización masiva, razón por la que negociaron con la Policía Metropolitana ejercer su derecho por la avenida Solano hasta Plaza Venezuela.

Aunque la manifestación oficialista que partió en horas de la mañana desde Plaza Venezuela ya no se encontraba en la zona, la Policía Metropolitana y la Guardia Nacional dispersaron a la movilización estudiantil con el uso de la ballena, perdigones y gases lacrimógenos.

Asimismo, la estación de Plaza Venezuela del Metro de Caracas sufrió algunos destrozos por parte de agentes policiales y de estudiantes que tomaron esta vía como escape a la acción de las fuerzas de seguridad.

Roderick Navarro, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, hizo énfasis en el derecho de protestar que tienen todos los venezolanos cualquier día del año. “Esto no es una provocación porque los oficialistas también tienen una marcha, simplemente no nos pueden confiscar el derecho a protestar porque hoy sea un día de fiesta para los partidarios del gobierno”, expresó Navarro.

Por su parte, Nicolás Cárdenas, presidente del Consejo Estudiantil de la Universidad Metropolitana, rechazó que el 4 de febrero sea considerado un día de dignidad en el país. “No se puede celebrar la dignidad cuando la sociedad civil está indignada por las condiciones en las que se vive en este país”, resaltó Cárdenas.

También se hizo un llamado a que el gobierno no justifique sus propios errores por aquellos cometidos en mandatos anteriores. “No se puede justificar la represión contra los estudiantes porque en el año 88 otro gobierno lo hizo. No se justifica que tengamos ministros cubanos porque en el pasado había influencia estadounidense.”, expresó Darío Ramírez, estudiante de la Universidad Católica Andrés Bello.

Corresponsal de Provea: Elisa Vásquez , 04.02.10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.