Carbonorca

El presidente de CVG Carbonorca, Juan José Méndez, publicó en Twitter fotografías de la sala situacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) desplegada en las instalaciones de la estatal.

El objetivo, indicó, es garantizar la “victoria perfecta” con la verificación de las planillas del 1×10 de la tolda oficial exigidos a los trabajadores de la empresa productora de ánodos de carbón.

También en CVG Refractarios el trabajador José Zanotty divulgó fotografías de las oficinas dispuestas para el monitoreo del partido de Gobierno en las elecciones parlamentarias de este 6 de diciembre.

En el caso de Bauxilum, el presidente de la estatal, José China, lideró reuniones en el teatro de la fábrica con trabajadores para verificar las listas del 1×10 del Partido Socialista.

En la última semana, la refinadora de alúmina ha estado operando intermitentemente en sistema de “barrido” por fallas en el proceso y escasez de insumos.

Corrupción

El uso de recursos y espacios públicos para uso de una parcialidad política es violatorio del artículo 13 de la Ley Anticorrupción que establece que los funcionarios y empleados públicos “están al servicio del Estado y no de parcialidad política o económica alguna. En consecuencia, no podrán destinar el uso de los bienes públicos o los recursos que integran el patrimonio público para favorecer a partidos o proyectos políticos, o a intereses económicos particulares”.

También incumple el artículo 145 de la Constitución Bolivariana de la República, artículo 145, que tipifica que los funcionarios públicos están al servicio del Estado y no de parcialidad alguna.

Ambas empresas operan a niveles mínimos. CVG Refractarios ha estado más de un año sin producir por falta de materia prima. Los trabajadores han reclamado insumos para reanudar la producción.

En el caso de Carbonorca, la fábrica opera a menos de un 20 por ciento de su capacidad instalada por la baja demanda, el cierre del mercado internacional y falta de materia prima. 

En las últimas semanas las empresas han coaccionado a trabajadores a participar en la campaña del partido de Gobierno, usando listas de 1×10, y organizando “campañas de concientización de voto” como ocurrió en Sidor donde los trabajadores debían acudir obligatoriamente. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 06.12.2015)

Bauxilum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.