logoprovea_rectProvea deplora las declaraciones del presidente Nicolás Maduro rechazando la observación electoral en el marco de las próximas elecciones parlamentarias en Venezuela. Como se recordará tras la visita del primer mandatario venezolano al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la ciudad de Nueva York negó la posibilidad que observadores internacionales presencien el desarrollo del próximo proceso electoral: “Venezuela no es monitoreada ni será monitoreada por nadie”.

A juicio de Provea la actitud de Nicolás Maduro se diferencia de la del presidente Hugo Chávez, quien en diferentes oportunidades permitió la presencia de observadores electorales en el país. Recientemente, una misión de UNASUR estuvo en Venezuela constatando la realización de las elecciones primarias en el PSUV. Provea saludó la posibilidad que UNASUR participara en las próximas elecciones, incorporando otros actores que generaran confianza en el proceso a todas las partes. Uno de estos era la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general Luis Almagro expresó su voluntad de colaborar en este trabajo. Hay que recordar que una de las competencias de la OEA, a través de su Secretaría de Asuntos Políticos, es brindar apoyo a los sistemas electorales de sus países miembros fortaleciendo los sistemas y procesos político-electorales democráticos a través de la promoción de elecciones justas, libres y sin ventajismos para nadie, al margen de consideración política alguna. La presencia de observadores internacionales, como UNASUR y la OEA, puede ayudar a que las diferencias entre los venezolanos tengan una canalización pacífica, democrática y constitucional.

A diferencia de lo expresado por el presidente Maduro el Estado venezolano ha suscrito una serie de pactos y acuerdos internacionales, de rango constitucional, que facultan al sistema universal y regional de protección a los derechos humanos a monitorear permanentemente la situación del país. Recientemente Venezuela fue evaluada sobre los niveles de cumplimiento de sus obligaciones en derechos humanos por parte del Alto Comisionado de Naciones Unidas, al cual asistieron los representantes estatales, ratificando la legitimación del proceso.

Provea reitera su llamado a todos los actores políticos y sociales del país para garantizar que el próximo proceso electoral se realice de manera pacífica, democrática y constitucional, permitiendo a la ciudadanía expresarse libremente sobre la gestión de gobierno. (Prensa Provea, 29.07.2015)

Una respuesta

  • Aún sigo sin comprender por qué la decisión acerca de la presencia o no de los observadores internacionales sea un asunto que esté en manos del Presidente? y no del CNE, la oposición, los Ciudadanos…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.