Foto Archivo

«Lo ideal no es tener más, sino mejores policías», asevera el criminólogo Javier Gorriño, tras destacar que «al funcionario lo enseñan a corromper dentro de la policía».

La Fiscalía General de la República reveló en su Informe 2008 que, de enero de 2000 a noviembre de 2007, se registraron 7.243 ejecuciones por parte de uniformados y 350 violaciones mensuales (12 al día) a los Derechos Humanos por parte de los cuerpos policiales y militares.

Aunque uno de cada cinco delitos registrados en Venezuela es cometido por un funcionario policial y en los últimos 15 meses se duplicaron las violaciones a los DDHH, algunos efectivos están siendo educados en esta materia, lo que los compromete con los ciudadanos.

POLICÍA METROPOLITANO

«Todos tenemos DDHH porque están contemplados en la Carta Magna. El Estado es el encargado de garantizarles la comodidad y el servicio a los ciudadanos», expresa un inspector de la PM que prefiere mantenerse en el anonimato.

-¿Qué papel juegan entonces los policías en este ámbito?

-Nosotros somos los representantes del Estado, así que debemos hacer cumplir las leyes para garantizar los DDHH de los ciudadanos.

-¿Considera que en el país se vulneran los DDHH?

-Sí. En el país hay mucha violación a estos derechos. Muchos funcionarios no han entendido que no importa el delito que cometa el ciudadano, nunca podemos maltratarlos aunque nuestra conciencia nos diga otra cosa. Por ejemplo, no es fácil tener al lado a un hombre que acaba de violar a una niña de 3 años, pero debemos tener control y dominio de nosotros mismos. Si no estás en eso, estás fuera de la línea.

-¿Por qué cree que son tan frecuentes estos casos?

-Porque eso depende del principio de cada funcionario. A nosotros nos hacen exámenes psicológicos cuando ingresamos en la institución y cuando vamos a ascender. Además, nuestros jefes siempre nos están evaluando.

-¿Qué recomienda para acabar con las violaciones a los DDHH?

-Realizar talleres a los funcionarios. A nosotros nos dan cursos y así vamos creando el hábito de garantizar la seguridad. Si te llega el mensaje, entras en reflexión interna y piensas: qué estoy haciendo, qué debo hacer y cómo debo hacerlo.

-¿Qué les enseñan en esos cursos?

-Nos enseñan a aplicar el uso progresivo de la fuerza, cómo dominar a una persona sin hacerle daño. Son técnicas que causan dolor, pero no hacen daño. Antes sólo nos enseñaban artes marciales que son más agresivas, con golpes contundentes. Ahora sabemos que si aplicamos el control, obtenemos lo que buscamos. La PM ha decaído, pero queda mucha gente buena.

POLICÍA NACIONAL BOLIVARIANA

Este efectivo policial también se negó a revelar su identidad y define los Derechos Humanos como el «respeto a la integridad física y moral de los ciudadanos».

-¿Quiénes violan los DDHH?

-Los funcionarios son quienes más deben estar pendientes de esos derechos y quienes más los violan. Ahora nos están dando cursos en los cuales nos enseñan que la principal arma es el diálogo y luego el uso progresivo de la fuerza dependiendo del caso. Aprendemos técnicas suaves de control para someter a las personas que no quieren cooperar.

-¿Qué se debe hacer para que no se sigan presentando estos casos? -Que las personas denuncien para que los funcionarios sean castigados. A nosotros también nos violaban nuestros DDHH. Nuestros jefes nos encerraban por toda una noche sólo por capricho, en otra policía. Ya esas cosas no pasan. Si nosotros sentimos que nos respetan nuestros DDHH, se nos hace más fácil respetar los de los ciudadanos.

GUARDIA NACIONAL

«Los que violan los DDHH son los uniformados. Nosotros debemos cumplir las leyes para hacer respetar los derechos de toda persona», expresa un efectivo de la GN que, aunque sólo lleva pocos días trabajando como funcionario público, está consciente de que golpear a un delincuente no es la opción correcta, pues «en cualquier condición que esté un ciudadano, tiene derechos».

Al preguntarle sobre las medidas que debe tomar el Gobierno para que no se vulneren los derechos fundamentales en Venezuela, el uniformado responde: «El Estado debe apretar las tuercas; no le deben temblar las manos para meter preso a un funcionario. Eso serviría de ejemplo para los demás efectivos policiales».

CICPC

«El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas debe velar por la seguridad de los venezolanos y por todos sus derechos», explica un efectivo del cuerpo de investigación criminal.

A juicio de este funcionario, «Venezuela se ha ido adaptando a las normas de DDHH porque antes a los culpables se les violaban sus derechos. Sólo 20% ó 25% de los efectivos siguen vulnerando estas normas y es por cuestiones ideológicas, no porque la institución los obligue».

POLICÍAS MUNICIPALES

Polihatillo

El uniformado entrevistado de El Hatillo estima que 95% de los funcionarios públicos respetan los Derechos Humanos. “Si se toma en cuenta la cantidad de funcionarios que hay en Venezuela y la cantidad que viola los DDHH, podemos darnos cuenta de que hay muchos policías buenos. La policía es un universo muy grande”, añade.

Sin embargo, asegura que estas garantías siguen siendo vulneradas por la cantidad de homicidios que se presentan diariamente: “Muchos policías cometen delitos porque la mayoría son de vieja data y antes no se cumplían los DDHH en este país”.

Polibaruta

“Antes se violaban los DDHH con más frecuencia que ahora porque a nosotros nos preparan para evitar que eso suceda, para salvaguardar y proteger la integridad física de toda persona”, expresa un efectivo de este municipio. Respecto a esto, agrega que las nuevas legislaciones hacen que los funcionarios entiendan que, si delinquen, les cae el peso de la ley, por lo que deben “tratar bien a cualquiera”. “La actividad policial se ha desprestigiado por un grupo de individuos que no se ha apegado a la norma”, indica.

El policía de Baruta afirma que no hace falta maltratar a los delincuentes para solucionar el problema: “El país necesita fortalecer la parte penitenciaria para reinsertar a los que salen de la cárcel. Hay que explicarles que hay otra forma de vida distinta a la de ellos”.

Polichacao

Para este funcionario policial, la forma en que se debe tratar a los delincuentes depende de cada ocasión. “Si está armado, hay que neutralizarlo porque primero debo preservar mi vida”, dice y denuncia que “las cosas han empeorado en Venezuela porque los delincuentes matan a los funcionarios, 70% de los policías cometen delitos y el propio Estado viola los DDHH”.

El uniformado no es muy optimista al pensar en el futuro del país, ya que manifiesta que “nadie va a cambiar la mentalidad del venezolano porque es algo que viene desde hace mucho tiempo. El policía no goza de DDHH, por eso es que ese 70% de funcionarios se ven en ese espejo y violan los derechos de los demás”.

Policaracas

“Para tratar a los delincuentes, debemos tener proporcionalidad en el uso de la fuerza. El problema es que nuestras leyes están hechas para delincuentes ocasionales cuando lo que tenemos son delincuentes habituales”, dice este efectivo de la Policía de Libertador.

El efectivo asegura que la función de la policía es “escoñetar a la gente” porque esa es la orden que reciben de su jefe. “Si un delincuente me saca un arma, lo mato. Los uniformados que torturan son pocos; eso pasa mucho en las zonas más pueblerinas porque los grupos de exterminio buscan a los que tienen menor instrucción”, añade.

Decálogo de DDHH establecido en el Código de Conducta para Funcionarios Policiales:

1. Compromiso con la vida y la seguridad.
2. Compromiso con la dignidad humana.
3. Compromiso con la libertad personal.
4. Uso debido de la fuerza y armas de fuego.
5. Responsabilidad.
6. Protección a las víctimas de abuso de poder.
7. Compromiso contra la impunidad.
8. Repudio a las ejecuciones y desapariciones forzosas.
9. Respeto al derecho de los detenidos.
10. Honor, justicia y lealtad.

(Patty Fuentes, Tal Cual, 10.01.11)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.