Los alumnos de la Universidad Santa María, sede principal, han ido víctimas de la delincuencia en reiteradas oportunidades, sesgando así su derecho a la seguridad ciudadana debido a que en menos de una semana, en el mes de octubre de 2009, se registraron tres hurtos y una agresión con un arma blanca dentro de las unidades de transporte de la línea Cultura que cubre la ruta California Norte-USM.

“¿Nuevamente vamos a caer en lo mismo que semestres anteriores? ¿Hasta cuándo nos van a seguir robando y nadie hace nada?”, expresó la estudiante de comunicación social Dayana Rivas, en referencia al robo del que fueron objeto a finales del mes de mayo del presente año también en las unidades de la Línea Cultura.

“Exponen nuestra seguridad al no cumplir con su obligación”, concluyó Rivas. Sin embargo la portavoz del departamento de Seguridad y Disciplina Ingrid Sánchez, explicó que desde el año pasado hasta el presente en la USM “se creó el departamento de seguridad electrónica,  instalaron cámaras de vigilancia en lugares estratégicos, redoblaron el personal de guardia, asignaron personal extra, tanto en la California como en la salida desde la universidad, para que revisen con detectores de metales y pidan el carnet y se hizo un convenio con los cuerpos de policía para que hicieran rondas en diversas horas”.

Todas estas estrategias fueron dispuestas en el Concejo Extraordinario y Abierto integrado por los diferentes decanos de la USM, representantes de la línea Cultura, Policía Metropolitana, Polisucre, Centro de Estudiantes, Concejeros de Facultad y Concejeros Universitarios como estrategia para disminuir los robos a los usuarios del transporte y se puso en marcha dentro y fuera de las instalaciones de la universidad.

Sin embargo el encargado de la línea Cultura Tulio López, expresó que la inseguridad personal “no solamente lo debe resolver la institución puesto que es un problema nacional y competencia del Gobierno venezolano”.

Asimismo la dirigente estudiantil del Centro de Estudiantes de Comunicación Social (Cecossma) Daniela Prieto, explicó que “a pesar de las reformas que se hicieron en la USM se requiere que los cuerpos policiales los apoyen y los exhorta a que las rondas sean constantes y no solamente presentarse después de algún inconveniente luego de que hayan ocurrido los hechos”.

Por su parte el decano de la Universidad Santa María,  Amable Infante, corroboró  que esta casa de estudios hizo una serie de cambios dentro y fuera de la institución en pro de la tranquilidad y el resguardo de sus alumnos, recordó además que todos deben apoyar a los encargados de esta actividad para que cumplan con sus funciones de forma efectiva.

Por Mileika Marcano

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.