redapoyo

La Red de Apoyo por la Justicia y la Paz se pronuncia en otro aniversario del evento que marca la historia triste de violaciones a los derechos humanos en Venezuela. La organización recuerda que los sectores más pobres del país fueron quienes “más sufrieron las acciones de represión indiscriminada de los cuerpos de seguridad del Estado”.

Comunicado completo:

Hoy se conmemoran 26 años de los hechos ocurridos el 27 de febrero de 1989, conocido como “El Caracazo”, en el gobierno de Carlos Andrés Pérez, cuando los pobres bajaron de los cerros a buscar justicia. Ese día varias personas iniciaron una serie de disturbios en la ciudad de Guarenas, Estado Miranda, como consecuencia del anuncio de una serie de medidas de ajuste económico (entre ellas el aumento de las tarifas de transporte urbano sin reconocer el pasaje preferencial estudiantil por parte del Poder Ejecutivo y el aumento del precio de la gasolina, el gas y la electricidad).

Los sucesos de febrero y marzo de ese año marcaron una huella imborrable en la historia de nuestro pueblo.

Esos días los venezolanos y las venezolanas vivimos con horror el culmen de la injusticia e impunidad. Los disturbios empezaron en Guarenas y en otras partes del país. En la protesta, se quemaron algunos vehículos y comenzaron los saqueos a los comercios, mercados y abastos de alimentos. La policía no pudo contener los disturbios y en algunos casos se sumó a ellos.

El Poder Ejecutivo emitió el Decreto N° 49 al día siguiente, decretando el estado de excepción y la suspensión de las garantías constitucionales. Se ordenó también a todas las policías, los cuerpos de seguridad y las fuerzas militares que impusieran el orden a sangre y fuego.

Las fuerzas armadas durante 23 días que duró la suspensión de garantías, tomaron por la fuerza los barrios y las calles, tuvieron el control del territorio y de la población. Miles de venezolanos y venezolanas murieron. La Policía Metropolitana y el Ejército salieron a la calle a matar.

Los sectores más humildes fueron los que más sufrieron las acciones de represión indiscriminada de los cuerpos de seguridad del Estado, muchos venezolanos fueron detenidos, torturados y desaparecidos, se allanaron miles de hogares violenta y arbitrariamente. Se presume que al menos 3.000 personas fueron masacradas pese a que las autoridades sólo reportaban la cifra de 277. Durante los sucesos, se violaron las normativas internacionales de derechos humanos relativas al uso de las armas por parte de las y los funcionarios policiales y militares ya que la Fuerzas Armadas venezolanas arremetieron indiscriminadamente contra la población civil.

Los familiares denunciaron estos hechos en el Ministerio Público y en instancias internacionales. Pero no tuvieron respuesta hasta que el gobierno del presidente Hugo Chávez, 10 años después, reconoce la responsabilidad del Estado, así como la obligación de resarcir a las víctimas y familiares y establecer responsabilidades penales a los responsables y perpetradores de esos hechos que enlutaron al país.

A 26 años de estos hechos tan lamentables rendimos homenaje a estas mujeres y hombres que a pesar de su dolor decidieron luchar y reivindicar los derechos de sus seres queridos. La Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, se solidariza con los familiares de las víctimas del Caracazo y con todos los defensores y las defensoras de derechos humanos que junto a otros familiares de víctimas han dado su vida y asumido la defensa de los derechos humanos como una opción de vida. Demostrando así, que con la constancia y perseverancia se logra justicia.

(Comunicado de la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz / 27.02.2015)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.