El presidente Maduro falsea las estadísticas y confunde los términos para justificar su decisión de cerrar la frontera colombo-venezolana y aprobar el estado de excepción para varios municipios fronterizos del estado Táchira. En declaraciones recogidas por el portal Albaciudad.org, el pasado 20 de agosto el primer mandatario afirmó: “Del 1 de enero al 31 de julio de 2015, han ingresado legalmente a Venezuela 121.834 colombianos y colombianas nuevos. ¡Es el éxodo más grande que se da en el campo migratorio en el mundo! (…) Un éxodo como este solamente es comparable con el que está pasando en África y Asia, hacia Europa (…) Hemos llegado al punto límite que puede aguantar Venezuela ese éxodo y esa migración masiva (…)  de Colombia se está viniendo ‘todo un pueblo huyendo’ de los problemas sociales, económicos y de la guerra, trayendo consigo graves problemas de pobreza y miseria».

No es cierto que, en este momento, se esté viviendo una situación de desplazamiento similar a otros tiempos, cuando los efectos del Plan Colombia y el conflicto armado obligaban a cientos de familias colombianas buscar seguridad en nuestro país. Si se habla de “ingreso legal” es de personas que han sellado su pasaporte en extranjería, lo cual no tiene nada que ver con las deportaciones masivas forzadas como las que están ocurriendo ahora en el Táchira. Las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hablan de otra realidad. Hasta el año 2011 se habían recibido 19.390 solicitudes de refugio en el país, de las cuales el 98% eran de personas provenientes de Colombia, que a causa de amenazas a su vida o integridad se vieron en la obligación de abandonar su país de origen para solicitar protección al Estado venezolano. De esta cifra apenas se habían otorgado a 2.022 personas el estatus de refugiados y refugiadas.

Es absolutamente falso que Venezuela este experimentando “el éxodo más grande que se da en el campo migratorio en el mundo”. Según el Informe Anual 2014 de ACNUR Venezuela no aparece en la lista de los 10 países que para ese año han recibido a más refugiados, ni figura en el ranking de los 15 países con mayor número de refugiados con mayor número de refugiados. Asimismo, Venezuela está fuera de la lista de los diez primeros países preferidos por los nuevos solicitantes de asilo y refugio. Por su parte, Colombia aparece en el noveno lugar de los principales países que generan refugiados en el mundo.

Tampoco es verdad que el destino preferido por los ciudadanos colombianos que desean irse de su país sea Venezuela. Cifras del ACNUR para el año 2012 señalaban que Ecuador era el principal país receptor de colombianos en el mundo, seguido por Estados Unidos, Costa Rica y, en cuarto lugar, Venezuela. 

Cualquiera sea la condición migratoria de las personas en territorio venezolano hay derechos que no pueden ser suspendidos, como el derecho a la vida, la integridad y la libertad personal. Otra garantía a ser respetada es la del derecho al debido proceso, por lo que cualquier proceso de deportación está sujeto a procedimientos que deben ser cumplidos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha establecido que los migrantes tienen derecho a ser oídos, a tener toda la información sobre el procedimiento en su contra, acceso a representación legal y revisión judicial, acceso a las autoridades consulares y condiciones de detención apropiadas. (Prensa Provea, 27.08.2015)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.