alimentaciónCarupaneros hacen largas colas y sufren los rigores para poder comprar el producto

Ante la crisis galopante que se arraiga diariamente en el país y donde cada sector es protagonista, uno de los rubros o alimentos en la mesa, en el caso de los carupaneros, la escasez del pan.
Ante la falta de distribución de harina de trigo y azúcar, productos de gran importancia por la elaboración del pan en sus diversas presentaciones, los panaderos y dueños de panadería se han visto en la necesidad de bajar la producción de pan diario para poder estirarla existencia y otros simplemente han bajado su Santamaría tras no contar con el producto y no poder producir.
«Es imposible trabajar así por cuanto no producimos y además debemos pagar sueldo a un personal inactivo», dijo uno de los propietarios consultados en Carúpano.
Otros manejan la teoría de ciertos privilegios que tienen algunos dueños, ya que mantienen sus ventas de pan diariamente.
«No entendemos como a algunos les llega camiones de harina de trigo y otros como a nosotros no nos llega o tan solo nos venden una muy poca cantidad», refirió uno de los panaderos afectados.
Es de hacer notar, que las largas colas en las panaderías aún con existencia diariamente se hacen interminables y la cantidad de panes a expender es limitada (2 o 3 por persona).

Precios en alza
En cuanto al precio, oscila entre los 80 y 100 bolívares según su tamaño. De igual modo, el pan dulce (golfeado, pan de coco, palmeritas, pan de hamburguesa, para perro caliente, tortas, entre otras delicateces) se mantiene entre los 60 y 120 bolívares.
La producción cotidiana también ha tenido una reducción importante, al punto de bajar un gasto de 10 sacos diarios para elaboración del pan a tan solo 2 o 3  a lo sumo, para no agotar la existencia en tan solo un día.
Lo cierto es, que los panaderos están a la espera de distribución de harina de trigo de forma equitativa, para poder satisfacer al consumidor carupanero que sufre los rigores de la crisis que sigue agobiando a la familia en general.
Otros aducen que la caída del precio del petróleo, fuente del 96% de divisas en Venezuela, ha prácticamente sin recursos para la comprar de materia prima, originando carestía de alimentos y medicinas. La sequía de dólares empezó a afectar la producción de pan y otros derivados del trigo, cereal que Venezuela prácticamente no produce y debe importar.

Molinos paralizados
A este respecto, el momento es crítico, por la caída en la producción. Cinco de los doce molinos de trigo existentes en el país, que proporcionan empleo a unas 12 mil personas, cesaron operaciones.
Se conoció que hay trigo para muy pocos días, por lo que se espera el Gobierno busque soluciones a la falta de divisas y ausencia de nuevos embarques.
No obstante, el Gobierno venezolano anunció que en el presente mes llegarían 50 mil toneladas de trigo al país para cubrir la demanda de un mes y garantizar inventario para 30 días.
Solo se espera que el producto sea equitativamente distribuido y no se genere el “vicio” de proporcionarlo al mejor postor, como últimamente suele suceder en el ámbito comercial panadero, recalcó uno de los afectados.

Diario Región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.