Foto de Luis Bobadilla (Ciudad Caracas)

Un “¡Buenos días!”, suena como un coro marcial al ingresar a los espacios del Helicoide, donde hacen vida académica parte de los 3047 aspirantes a convertirse en oficiales de la Policía Nacional Bolivariana en la primera camada de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES).

Pero la sensación de estar en una academia militar cambia cuando se entra a los salones y se puede ver a un grupo de jóvenes de ambos sexos, entre los 17 y 23 años, quienes junto a una facilitadora conversan, sentados en círculo, sobre modos de producción social, derechos humanos y otros temas difíciles de imaginar como parte de la formación policial.

El pasado 21 de octubre fue el inicio formal de las actividades de la UNES, “un paso más en la construcción del nuevo modelo policial”, como dijera el ministro del Interior, Tarek El Aissami, durante el acto inaugural.

Cambiar el modelo policial

UNES recibe alumnos de todo el país y sin discriminaciones. Leidy Osorio, es un ejemplo de ello. Ella viene del estado Táchira y tiene dos hijos. Luego de un mes de compartir clases, encuentros de convivencia y de entrenamientos, fue electa como delegada de ambiente por sus compañeros.

“Creo en el cambio del modelo policial que se propone en la UNES, cambiar la visión que la gente tiene de una policía represiva y corrupta, que estamos al servicio de la gente”, afirma convencida.

—¿Cómo es el día a día?

—En la UNES no nos instruimos, sino que nos formamos humanamente. Acá no somos alumnos sino discentes, porque un alumno es aquel que aprende lo que le enseñan, nosotros aprendemos entre todos y de todos; los profesores proponen los temas y entre todos los debatimos.

—¿Es difícil el trabajo en esta universidad?

—Todos estamos becados y nos dan una buena alimentación. Con respecto a la instrucción, pensé que iba a ser más represiva, aunque sé que como policía, el cumplimiento de normas es muy importante. El trabajo es fuerte, las clases comienzan a las 6:30 de la mañana y terminan a las 5:30 de la tarde. Pero es bueno que sea así, porque luego saldremos a las calles a enfrentarnos con cosas que seguramente serán duras.

—¿Cómo crees que será la formación del funcionario?

—Busco la superación personal en los valores humanos que en esta sociedad a veces se pierden y, a largo plazo, tener una carrera profesional que me permita progresar. Espero estar capacitada para ayudar a los demás.

—¿Qué vas ofrecerle a la sociedad como policía?

—Mi decisión de entrar a la Policía Nacional tiene que ver con el futuro, pero no sólo el de mi familia, sino también el de la sociedad. Colaborar en mi comunidad para que todos los venezolanos tengamos seguridad, felicidad y progreso.

—¿Le quieres decir algo a los venezolanos sobre la UNES?

—Que esto no es un parapeto, es de verdad. Es muy importante dar testimonio de lo que se está haciendo aquí, del compromiso y el esfuerzo que estamos dando para construir una nueva policía.

(Sergio Bronstein, Ciudad Caracas, 11.11.2010, http://ciudadccs.info/?p=119103)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.