Un paciente con bronquitis ingresó el lunes pero fue remitido a Guaiparo este martes por falta de médicos. Otro con cirrosis hepática terminal sí fue atendido
Fotos Wilmer González
José Maestre aguardaba junto a su esposa fuera del área de emergencias del Hospital Uyapar de Puerto Ordaz. Sentado en una de las aceras, esperaba que algún familiar lo recogiera, pues tenía una orden para ser remitido al Hospital Dr. Raúl Leoni, en Guaiparo, para tratar su bronquitis severa.
“No nos querían dar ingreso ayer. Dicen que la mayoría renunció y hay muy poco personal para atender el volumen de pacientes” por lo que en el Uyapar solo se están atendiendo estrictas emergencias.

Ingresó el lunes en la mañana y fue atendido, pero hacia las 8:00 de la mañana del martes le dijeron “no hay tratamiento, no hay médicos: váyase a Guaiparo”, resumió su esposa, quien prefirió no identificarse, al mostrar la orden escrita por doctores del Uyapar.

De ahí la información es difusa. A las afueras de la emergencia hubo pocas personas este martes, algunos familiares aseguraban haber sido atendidos oportunamente, y otros como José Maestre, esperaban solución, ante el déficit de médicos residentes en el Hospital Uyapar.

“Renunciaron varios”

Alonzo Azavache estaba preocupado este martes. Su madre fue remitida del Hospital Dr. José Gregorio Hernández, en Puerto Ayacucho, estado Amazonas, al departamento de Medicina Interna del Hospital Uyapar, para evaluación cardiovascular, según reza la orden.

Su progenitora, Carmen Silva, de 79 años de edad, ingresó al Uyapar a las 7:00 de la noche del lunes, pero no quisieron atenderla. “La tienen ahí, no la han querido ni hospitalizar. Ahorita fue que le hicieron una cura” en la herida que tiene en la pierna por su trombosis arterial, a las 10:00 de la mañana del martes.

“No nos dan ingreso porque no hay especialista en cirugía cardiovascular”, explicó Azavache, alegando que desconoce desde cuándo hay esta falta. “No nos querían dar ingreso ayer. Dicen que la mayoría renunció y hay muy poco personal para atender el volumen de pacientes” por lo que en el Uyapar solo se están atendiendo estrictas emergencias.

Eso explica por qué José Maestre fue remitido a Guaiparo, mientras que la madre de Celina Cainza, quien ingresó la noche del lunes con una cirrosis hepática terminal, fue atendida sin ningún contratiempo en la emergencia del Hospital Uyapar. “No tengo nada de qué quejarme”, aseguró Cainza.

Respuesta del Uyapar

Una médica fisiatra del Hospital Uyapar informó a Correo del Caroní que el lunes en la noche hubo pocos residentes de guardia; alertó sobre la crisis de atención sanitaria que esto podría acarrear a la ciudad, y refirió que los problemas provenían de “mucho descontento con la directora”.

Se contactó telefónicamente a la directora del Uyapar, doctora Yanitza Rodríguez, y respondió lo siguiente sobre la situación:

– “Ahorita no te puedo dar ninguna información. Estoy entrando a una reunión y vamos a tomar las decisiones”.

– ¿La reunión es sobre este déficit de médicos residentes?

– La reunión es normal de todos los meses en la que hablamos de todo; no te puedo atender.

Escasez de personal

En enero, médicos residentes del Hospital Dr. Raúl Leoni protestaron por déficit de hasta 80 por ciento en las especialidades. En cirugía, por ejemplo, debía haber 21 residentes, pero solo prestaban servicio siete. La manifestación de los galenos fue respondida por la incorporación de médicos integrales comunitarios (MIC) y una convocatoria por 40 vacantes disponibles en las especialidades.

Se espera más información sobre la situación en el Uyapar, pero este martes se confirmó que la emergencia infantil funciona oportunamente.

El informe más reciente de la ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) advierte que desde 2014 se arrastra el problema de la escasez de médicos residentes.

Provea recuerda que el ministro para la Salud Francisco Armada indicó que entre los objetivos de su cartera era cubrir el déficit de médicos residentes con la incorporación de personal de médicos integrales comunitarios, egresados del Programa Nacional de Formación en Medicina Integral Comunitaria de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM).

Este programa inició en 2005 en convenio con Cuba; la incorporación de nuevo personal estuvo prevista en una resolución conjunta entre el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación Superior en 2013.

Entre las recomendaciones más urgentes que resalta Provea para que el Estado garantice el derecho a la salud están: garantizar un presupuesto adecuado para fortalecer el sistema público de salud, a través de la elevación de la cuota del PIB en este ramo; y mejorar las condiciones laborales y de profesionalización de los distintos gremios este sector. (Correo del Caroní, Oriana Faoro)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.