Desde que la sede de la Dirección General de Saneamiento Ambiental y Contraloría Sanitaria, antigua Malariología, fue cerrada se le ha violado el derecho a la salud a más de 1200 pacientes con VIH positivo en Carabobo, denunció Wilburg Doubain, activista de la Asociación Luchemos por la Vida (Alvi) en Carabobo y de la Red Venezolana Gente Positiva.

Las instalaciones de esa dependencia fueron clausuradas por presunta contaminación ambiental, luego del incendio de dos de sus almacenes con contenedores de componentes tóxicos, el 26 de febrero. Debido al cierre hay 38 programas de prevención que no se cumplen, entre ellos los de control al dengue, mal de chaga, leptopirosis, mal de rabia y otros, por lo que la cifra de afectados que no son atendidos es considerable. No es solo de contagiados con VIH.

Wilburg Doubain explicó que el servicio que presta la antigua Malariología a los pacientes con VIH consiste en el diagnóstico y control de la enfermedad, no en el tratamiento. Acuden las personas que van por primera vez a realizarse un examen para conocer si están contagiados o no, y los pacientes ya infectados con el virus para determinar la efectividad del tratamiento aplicado. Sólo así conocen su estado de salud, detalló. (Arxia Carballo, El Carabobeño, 18.05.12)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.