El derrame ocurrido el 13/8/2012 en el sector Los Olivos II del municipio Anaco ha traído consigo varios problemas. Los vecinos informaron que ahora se añade otro: las enfermedades respiratorias.

María Mendoza, también residente del sector, señaló que: “el problema con  los gases y  el mal olor del crudo es que nos estamos enfermando de los pulmones, yo tengo asma”.Igual queja tiene  Judith Pérez quien desde hace dos semanas presenta un cuadro de neumonía severa.

Jesús Urdaneta, habitante de la comunidad, dijo: “Hace dos semanas que dejaron de realizar labores en la tubería rota”.
De allí están saliendo gases que impregnan el barrio. Al mediodía, cuando calienta más el sol, la situación empeora”.

Agregó que un pozo séptico, ubicado en unas de las viviendas afectadas fue utilizado para desviar el crudo que emana de la tubería.

Debido a los fuertes olores, aseguró que la salud de sus dos hijos se ha deteriorado. El padre de familia  ha llevado a los menores a chequeo médico y solicitó ayuda a la contratista que opera en la limpieza, pero no ha recibido  respuestas.

Comunidad en riesgo

María Mendoza, también residente del sector, señaló que: “el problema con  los gases y  el mal olor del crudo es que nos estamos enfermando de los pulmones, yo tengo asma”.
Igual queja tiene  Judith Pérez quien desde hace dos semanas presenta un cuadro de neumonía severa.

“Me mandaron a hacer las placas, exámenes y ningún representante de Petróleos de Venezuela  ha venido a ayudarme”.

La vecina y vocera  del consejo comunal destacó que hasta ahora existen 50 personas afectadas. Todos sufren   complicaciones respiratorias.

Domingo Merente, residente y trabajador del transporte público, acotó: “Tengo quince días que no salgo a trabajar porque tengo asma. Aquí nos tienen como pelotica de pin  pon”.

Ausencia

En el área del derrame aún se puede observar que la tubería está cubierta con la mancha negra, la cual se rebosa  por varias  áreas.

Urdaneta informó que desde hace quince días los obreros que trabajan para la contratista Ríos “desaparecieron”.

“Lo único que sabemos es que estos fueron desplegados en terrenos donde la mancha negra llegó”.

Actualmente están asignadas  72 personas para  las labores de limpieza. De estas, se conoció que 27 pertenecen a la comunidad de Los Olivos.

El Tiempo realizó un recorrido por las áreas afectadas, pero no se pudo  evidenciar la presencia de personal de limpieza.
Se intentó establecer  comunicación con representantes de Pdvsa y la contratista, pero no se logró establecer contacto.
Permanencia

Los habitantes afectados por el  derrame refieren que  la estatal les ha prometido la reubicación de las familias.

Un vecino que solicitó mantener su nombre en el anonimato, expresó: “¿Cómo quieren que nos vayamos  de aquí para  hospedarnos momentáneamente en hoteles?”.

Se conoció por boca del vocero comunal que existe el plan de reubicar a las familias afectadas en    unas casas del sector. (Donny González, El Tiempo, 05.09.12)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.