Caracas 11 de abril de 2010

Sres.-

Diario El Nacional

Por la presente, me dirijo a Ustedes a fin de solicitar una ACLARATORIA y RECTIFICACIÓN por parte de su Diario, acerca del artículo “El sistema de salud estará en manos de los cubanos”, página 3, Sección Ciudadanos, del día 09 de abril de 2011, así como de su reseña en primera página el mismo día, con el título “El Gobierno entregará sistema nacional de salud a los cubanos”, y en cuyo contenido se hace mención a una conversación telefónica que sostuve con la periodista Laura Weffer donde se me preguntaba acerca de información publicada por el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS), en su Memoria y Cuenta, 2010. Al respecto, quiero aclarar que el título de dichos artículos no se corresponde en ningún modo con mis palabras.

Nuestro interés en la promoción, protección y defensa del derecho a la salud es que se atiendan los principales problemas que afectan a las personas y se cumplan las garantías constitucionales consagradas en los artículos 83 y 84 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y de ninguna forma, el signo de la política, sea cual ésta sea. Conversé telefónicamente con la periodista Laura Weffer acerca de los datos del desempeño de la Misión Barrio Adentro, reportados en la Memoria y Cuenta 2010 del MPPS, y suministrados -según se encuentra citado en dicha memoria- por la Misión Médica Cubana. La razón de ellos es que efectivamente desde el año 2003, la Misión Barrio Adentro es coordinada y en gran parte ejecutada por personal de la Misión Médica Cubana. Hasta el momento, el MPPS, no ha publicado cifras actualizadas de Barrio Adentro, que coincidan con las dadas por el Presidente de la República en declaraciones recogidas en fuentes de información oficial.

El día 4 de octubre de 2009, el Presidente de la República manifestó en el Aló Presidente Nº 341, que: “…Detectamos 2.000 módulos de Barrio Adentro abandonados; sin médicos…” y más específicamente declaró en Venezolana de Televisión (VTV) que las cifras eran: 2.149 abandonados, 1.199 funcionando a medio turno y 950 con médicos permanentes. Señaló también el Presidente que esta información provenía de informe elaborado por la Misión Médica Cubana; y que a partir de ese momento se iniciaba una etapa de “reimpulso de la Misión”. Dicha cifra equivale a un 50% de no funcionamiento, sobre la base de 4.298 módulos construidos y equipados (suma de los indicados en la misma fuente), y a una reducción operativa de 27,8%, en el resto de los módulos, si se considera el “medio turno” al que hizo referencia el Presidente. No obstante, en la Memoria y Cuenta 2010, del MPPS, continúa apareciendo una cifra de 6.712 Consultorios Populares operativos: “…mediante el proyecto “Fortalecimiento de los consultorios populares en Barrio Adentro I a nivel nacional”, se mantuvo la operatividad de los 6.712 consultorios populares (CP) a nivel nacional mediante la dotación y se equiparon 463 CP…” (Memoria y Cuenta, 2010, pág. 13).

Dentro de la etapa de reimpulso a la Misión, en fuentes de información oficial de los años 2009 y 2010, el Ejecutivo Nacional manifestó estar en acuerdos con la Misión Médica Cubana para traer al país unos 1.111 médicos cubanos, además de contar con esta instancia para coordinar el programa de formación de aproximadamente 8.000 estudiantes que actualmente cursan el programa de medicina comunitaria, así como la compra de equipos a Cuba para la dotación de unidades de cuidado prenatal en la Misión Niño Jesús, la construcción de nuevos hospitales especializados con asesoría del gobierno cubano y la incorporación de personal médico cubano en algunos hospitales públicos, donde fuera muy extenso el déficit de médicos venezolanos. En la misma Memoria y Cuenta 2010, se expresa que el modelo de Barrio Adentro es el que desea el gobierno para el sistema sanitario venezolano: “También se presenta un Objetivo general el cual pretende “Asegurar una buena calidad de vida y salud de la población, consolidando el Sistema Público Nacional de Salud, estructurado en la Misión Barrio Adentro y enmarcado en la construcción del Poder Popular y la transición al Socialismo del siglo XXI, acorde con los mandatos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Primer Plan Socialista “Simón Bolívar” 2007 – 2013” (Memoria y Cuenta, 2010, pág. 50).

Estos objetivos y acciones del Ejecutivo nacional, hablan efectivamente de una estrecha y amplia relación de cooperación con el gobierno cubano, pero ello no es igual a decir que «el Gobierno decidió entregar el sistema sanitario a los cubanos» como lo expresa el editorial del periódico en los artículos ya citados, utilizando partes de una conversación telefónica que de ninguna forma estaban orientadas a sacar tal conclusión. De hecho, la misma Memoria y Cuenta 2010, hace referencia a la Fundación Barrio Adentro como la figura que, por parte del MPPS, estaría llevando las relaciones con la Misión Médica Cubana. Por lo tanto, quiero expresar que el Ministerio del Poder Popular para la Salud sigue siendo la autoridad nacional en materia sanitaria, aun cuando no ejecute directamente la Misión Barrio Adentro; y, de acuerdo a la Constitución y leyes nacionales, el MPPS es el ente que por parte del Estado tiene la responsabilidad de coordinar y vigilar las políticas y sistemas de salud existentes en el país, de carácter público y privado.

Lo que se expresó como preocupación es que el sistema sanitario venezolano es mucho más amplio que el modelo Barrio Adentro y que es ese sistema el que realmente sigue atendiendo las necesidades de salud de la mayor parte de la población venezolana, enfrentando la gran dificultad de estar siendo sistemáticamente ignorado por el gobierno. Las consecuencias son que, la insistencia de enfocar los esfuerzos en un sistema paralelo, dejando de lado los graves problemas por los que atraviesa el sistema sanitario «real» y aumentando las inequidades de la atención a la salud de la población, es un camino inviable que está produciendo la pérdida de capacidades de atención pública (en servicios, personal y medicinas) y el aumento de las muertes por insuficiencia sanitaria.

En este sentido, ejerciendo mi derecho a rectificación o replica, consagrado en el artículo 58 de la Constitución, solicito sea aclarado y rectificado en dicho periódico los contenidos de los artículos, donde se menciona mi nombre, y sea publicada esta carta a fin de enmendar el error cometido en la información publicada.

Atentamente,

Yolanda D´Elia, C.I. 7.570.283

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.