Foto: Tulia Buritica / La Nación
Foto: Tulia Buritica / La Nación

Luego de agotar todos los recursos para solicitar dotación de insumos, papelería, arreglos de los baños, personal, entre otras necesidades, trabajadores de la consulta externa de psiquiatría del Hospital Central de San Cristóbal no pudieron laborar este miércoles y decidieron cerrar el servicio a la espera de soluciones por parte de los entes correspondientes.

El doctor Thair Kassan, médico psiquiatra y jefe del servicio de consulta externa de psiquiatría del Hospital, informó que desde hace ya dos meses no tienen ni siquiera papel donde prescribirle el medicamento a los pacientes, que en el caso de esta especialidad en su mayoría requieren hacerse como un documento especial por tratarse de un tipo específico de medicinas.

“No hay impresora ni toner para hacer informes médicos, no hay material para hacerle la historia a los pacientes y llevar un control adecuado, no tenemos secretaria para que den las citas y organicen la consulta, y cuando llamamos a Recursos Humanos del Hospital Central nos dicen que solucionemos y nos cuelgan el teléfono” dijo el psiquiatra.

«Ya basta de tanta indiferencia, es tiempo de que resuelvan y den la dotación correspondiente, estamos trabajando la medicina de forma arcaica, como en los años 50, sin las condiciones mínimas»

Con el respaldo del grupo de pacientes que tenía consulta este miércoles, dijo que no hay medicamentos para ponerle a las personas que llegan alterados y requieren medicación urgente, insumos que dejaron de llegar hace más de un año “y si el paciente va y lo compra no tenemos la inyectadora para colocárselo. Tampoco funcionan los baños en este espacio, es decir, estamos en una crisis muy grave”.

Rechazó que la Corporación de Salud emita un comunicado que autoriza que se les pida las medicinas a los pacientes, cuando eso viola la ley, pero peor aún el paciente va a la farmacia y no lo hay.

Recordó que el sueldo de un psiquiatra está alrededor de los 8 mil bolívares mensuales, y eso ha agudizado el déficit de personal.

Los pacientes son los perjudicados

Dijo el doctor Thair Kassan, que los grandes perjudicados con esta situación son los pacientes, pues este es el único servicio gratuito en esta especialidad que existe en el Táchira, y que además recibe personas de Mérida, Barinas, Apure, Zulia, y Colombia, por la calidad de los profesionales que allí laboran.

Al respecto expresó: “yo quiero decirle al gobierno regional, incluso al municipal, que no importa del color que sean, todos cuando se nos acaba el seguro médico privado, venimos a parar al Hospital Central, que hoy está en una de sus peores crisis y somos nosotros los que ganamos 8 mil bolívares quienes los atendemos, entonces los pacientes no pueden seguir de brazos cruzados. Ya basta de tanta indiferencia, es tiempo de que resuelvan y den la dotación correspondiente, estamos trabajando la medicina de forma arcaica, como en los años 50, sin las condiciones mínimas”.

“Como no tenemos secretaria, nos estaban trayendo las historias de los pacientes, pero hoy miércoles 12 de agosto ni siquiera nos trajeron ese documento, y ¿cómo ve uno a la persona si no sabe el diagnóstico, ni los medicamentos que se le han recetado, ni los exámenes hechos? Así no se puede trabajar, manifestó Kassan.

Destacó que se atienden centenares de pacientes al mes, tanto en el turno de la mañana que recibe adultos, como en el de la tarde que se consulta a niños y adolescentes, y a partir de este miércoles se declararon en emergencia y no pasarán más consultas ni fijarán citas, porque ya ni secretaria tienen para que las organice. (Laura Sobral, Diario La Nación, 13.08.2015)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.