El pasado 27 de julio los residentes del sector Las Luces, ubicado en las adyacencias de Colinas de Unare en Puerto Ordaz, fueron desalojados de la zona y sus viviendas y construcciones demolidas en una operación liderada por el comandante de la Policía del estado Bolívar Julio César Fuentes Manzulli quien dijo a los medios presentes que la operación obedecía a directrices de las oficinas de Planificación y Regulación Urbana de la Alcaldía de Caroní.

Luego de los hechos acontecidos: desalojo, demolición y manifestación, los vecinos se reunieron ayer en los terrenos para discutir los planes a seguir y buscar solución al problema. Se dirigieron a la sede de la Alcaldía para reunirse con los concejales y plantear soluciones.

En la sesión de la Cámara Municipal se discutieron diversos temas, entre ellos la desocupación repentina que arrojó cantidades de casas en escombros.

Los afectados por la medida expusieron sus puntos y con documentos en mano exigían a los ediles ayuda y una rápida solución ya que se quedaron sin techo. La primera en tomar la palabra fue la concejala Erika Avilera quien afirmó, “esto fue triste y doloroso, nosotros estamos buscando una alternativa desde que nos enteramos de lo sucedido”. Avilera propuso la modificación del plano en apoyo de los perjudicados.

Responsables

Las parcelas que fueron tomadas de forma irregular pertenecen a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y son suelos inestables por la presencia de dos cárcavas que ponen en riesgo la zona. “La orden de demolición de bienhechurías fue impuesta por la Gerencia de Bienes Inmuebles bajo la supervisión de Alsobocaroní, apegados a la Ordenanza Municipal de Zonificación”, informó la Alcaldía Socialista Bolivariana de Caroní el martes a través de una nota de prensa.

Alexis García, concejal de la cámara, expresó “es un delito, esta gente construyó con sus propias manos y ahora no hay responsables”. Los ciudadanos indicaron con fotos que las maquinarias utilizadas pertenecen a la CVG y al Gobierno del estado Bolívar pues las mismas poseían insignias de estos entes y lo demostraron con imágenes.

“Queremos hacer un llamado al alcalde, nosotros fuimos a buscar al gobernador y salió por la puerta de atrás”, acotó Avilera.

Rangel Gómez, el día de los sucesos, se encontraba en la sede de Mundo de Sonrisas y por razones desconocidas los ediles no pudieron hablar con él sobre el problema que se estaba presentando en ese momento.

Exigieron la rezonificación y solicitud de servicios, los puntos serán discutidos hoy en mesas técnicas acordadas y apoyados por la cámara y el burgomaestre José Ramón López quien según la versión de los concejales no tenía conocimiento de la acción en contra de la comunidad.

Detenidos

La manifestación protagonizada por afectados la tarde del martes dejó como consecuencia a nueve personas detenidas por el uso de objetos contundentes, quema de cauchos y agresión a los funcionarios que intentaron acercarse para dialogar.

El comisario de la Policía del estado Bolívar, García Osman, informó que “los arrestados fueron trasladados hasta el Centro de Coordinación Policial Nº 18 quedando los mismos a orden de la Fiscalía del Ministerio Público”. Algunos de ellos son: Oscar Quevedo Hurtado, de 26 años de edad, Williams José Sucre, de 32 años de edad, Miguel Herrera Flores, de 20 años de edad, Miguel Ángel Rangel, de 45 años de edad, y otras cinco personas más, mayores de edad y de sexo masculino. (Estefania Todisco, Correo del Caroní, http://www.correodelcaroni.com/content/view/158385/149)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.