Los parques nacionales no cuentan con la cantidad adecuada de guardaparques, lo cual dificulta su preservación

Los incendios forestales, la caza y la pesca ilegal son las principales amenazas para la vida silvestre del país

Hace diez años un grupo de biólogos se encontraban preocupados por la amenaza que pesa sobre algunos recursos naturales y también por la pérdida de biodiversidad en Venezuela, por tal razón decidieron crear la asociación civil Bioparques, para “contribuir con la conservación de los parques nacionales y otras áreas protegidas a través de la participación ciudadana”, rememora Viviana Salas, una de las fundadoras.
El proyecto bandera de la asociación se llamó Observadores de Parques, con el que comenzaron a recolectar, analizar y difundir información acerca de las características de las áreas protegidas, cuál es su nivel de conservación, las amenazas que presentan y sus posibles soluciones. Señala Salas, que esta actividad la han realizado en diferentes zonas del país, “las más cercanas a Caracas, también la zona costera y en el estado Lara. Ya para los estados del sur la logística es muy complicada y también costosa, por eso no hemos podido llegar a esos parques”. Hasta la fecha han evaluado 21 parques nacionales y 6 monumentos naturales.
La integrante de Bioparques indica que en los informes que han realizado se da cuenta del poco presupuesto que tienen los parques para el mantenimiento. Señala además que no hay suficientes guardaparques y que su salario no es demasiado bajo. En algunos casos no cuentan con medios de transporte para cuidar el parque y, si lo tienen, no pueden mantenerlos, “cuando nosotros hacíamos las evaluaciones era una oportunidad para el guardaparques de hacer su recorrido”.
Los parques, señala Salas, enfrentan amenazas como los incendios forestales, la cacería en las áreas boscosas y en las costas la pesca ilegal. Otro de los problemas que observan es la presencia de desechos sólidos dejados por los visitantes, a lo que agrega la ausencia de mecanismos para tratarlos y la falta de colaboración en esta materia de los visitantes a los parques a pesar de las campañas educativas hechas en este sentido.
Crearon y desarrollaron el proyecto Red de Aliados de los Parques Nacionales, a través del cual entregaron folletos relativos al tema del cuidado de parques, con el objetivo de crear conciencia entre los visitantes. También realizaron una actividad llamada “Comunicadores Ambientales Infantiles” en el estado Lara, cerca del parque nacional Yacambú, y en Aragua, cerca del monumento natural Pico Codazzi, donde hicieron un taller durante una semana tratando el tema de la conciencia ecológica, “al final de la semana entre los niños y los maestros realizaron micros que fueron transmitidos por la radio”, dice Salas.
Desde que Bioparques inició sus labores mantienen una relación con Inparques, explica Salas, pero la misma se ha deteriorado en los últimos años, lo que atribuye a la visión que tiene el Ejecutivo de las organizaciones no gubernamentales, “donde nos ven como enemigos”.
Para mejorar las condiciones ambientales de Venezuela hace falta, según Salas, crear mayor conciencia y para ello el mejor aliado es la educación. La inversión debe ser importante, “la industria que no considere al ambiente dentro de sus variables no puede ser sustentable a largo plazo, y de parte del Estado esperamos no solo que se hagan leyes, sino que se cumplan”, enfatiza la integrante de Bioparques. (Sarai Coscojuela, Conflictove, 06.06.12)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.