En horas de la madrugada del viernes 25 de agosto, se produjo la violenta explosión de un tanque de gas en el área de Olefinas de la refinería de Amuay, que es parte del Complejo Refinador Paraguaná, ubicado en el estado Falcón. El siniestro ocasionó hasta ahora la muerte de 38 personas (informe oficial a las 8:00 pm de este viernes 25 de agosto), así como 86 heridos, pero esta cifra crece a medida que pasan las horas. La poderosa explosión afectó las viviendas de Guardias Nacionales y sus familias, muchos de los cuales también perecieron en el hecho y resultaron heridos.

En Pdvsa como en el resto de las industrias básicas es común que la alta gerencia subestime los reportes de los Delegados de Prevención y que se obstaculice el trabajo de Inpsasel. Nuestros compañeros introdujeron un informe en Pdvsa en noviembre de 2010 en el que denuncian el deterioro de las condiciones de seguridad y fallas en el mantenimiento en las refinerías del país, pero las autoridades hicieron caso omiso a las advertencias”.

Orlando Chirino, dirigente obrero y candidato presidencial del Partido Socialismo y Libertad (PSL), señaló: “Lo primero que quiero expresar es nuestras condolencias a las familias de las víctimas de este siniestro, y reclamar al gobierno y a Pdvsa que se garantice la adecuada atención médica a todos los heridos, tanto trabajadores de Pdvsa, funcionarios de la Guardia Nacional, como también a los habitantes de la zona”.

Orlando Chirino agregó que “no se puede hablar de simples accidentes “fortuitos”, como afirmó el presidente de PDVSA y ministro Rafael Ramírez al referirse a la explosión en el CRP. Nuestros compañeros de la corriente C-cura, encabezados por José Bodas, secretario general de la Futpv, junto con Fran Luna e Iván Freites, del comité ejecutivo de la Futpv, vienen denunciando desde hace años que en la industria la petrolera los accidentes son consecuencia de no hacerse el mantenimiento periódico y por la falta de inversión, así como por el incumplimiento de los protocolos de seguridad establecidos. En Pdvsa como en el resto de las industrias básicas es común que la alta gerencia subestime los reportes de los Delegados de Prevención y que se obstaculice el trabajo de Inpsasel. Nuestros compañeros introdujeron un informe en Pdvsa en noviembre de 2010 en el que denuncian el deterioro de las condiciones de seguridad y fallas en el mantenimiento en las refinerías del país, pero las autoridades hicieron caso omiso a las advertencias”.

“Esta situación que se pudo evitar la paga el pueblo trabajador, sean petroleros o efectivos de la GN. Así como en Pdvsa, este también es un clamor de los trabajadores de las empresas básicas que atraviesan por un deterioro alarmante. En el caso de Pdvsa, el que no quiso escuchar ha sido el gobierno y en especial el ministro Rafael Ramírez, mostrando total incapacidad. Por eso debe ser destituido de su cargo inmediatamente, y abrirse una investigación independiente con la participación de las organizaciones sindicales petroleras, para establecer las responsabilidades políticas y legales del caso”, concluyó Chirino. (Prensa PSL, La Clase, 25.08.12)

@psl_vzla
@chirinopsl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.