En abril de 2016, la organización indígena Kuyujani realizó su XX Asamblea General con la participación de 22 comunidades de los pueblos Yekwana, Piaroa, Sanema y Pemón del Caura en el estado Bolívar y en la que se discutió la situación actual de los pueblos originarios que habitan estos territorios. Uno de los principales puntos de la discusión fue el referido al Arco Minero del Orinoco (AMO), proyecto extractivo creado por el fallecido Presidente Chávez en el llamado Programa de la Patria 2012-2019 y formalizado en Gaceta Oficial 40.855, de fecha 24. de febrero de 2016. A través del Arco Minero el Ejecutivo Nacional entrega en concesión para la explotación minera una extensión de 111.843 km2, lo que comprende el 12,2% del territorio nacional. 

Según el decreto, el AMO busca la extracción y comercialización, por parte del capital nacional, trasnacional o mixto, de los minerales de Bauxita, Coltan, Diamantes, Oro, Hierro, Cobre, Caolín y Dolomita en toda la margen sur del rio Orinoco. El AMO se formalizó incumpliendo las obligaciones constitucionales de realizar estudios de impacto ambiental y sociocultural en las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas, así como consultar de manera previa, libre e informada a los pueblos originarios cuando se aprovechen recursos naturales en hábitats indígenas. Dentro del territorio decretado como AMO habitan pueblos indígenas que verían afectado su modo de vida por la actividad minera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.