Los delegados de prevención y seguridad de Ferrominera Orinoco, Frank Marcano y Yangel Osuna, denunciaron ser blanco de una política de amedrentación que incluye la calificación de despido como amenaza, bajo alegatos de presuntas ausencias injustificadas.

 Estos defensores de la salud, que semanas atrás exigieron ser envueltos en las investigaciones del accidente en Planta de Pellas, consideran que la acción de la estatal obedece a una represalia política por parte del presidente Rawan Sabbagh y Alfredo Spooner, secretario de organización de Sintraferrominera.

 Marcano considera esta práctica como acoso laboral desarrollado por la empresa desde hace meses por sus denuncias en materia de seguridad y los ordenamientos incumplidos por las gerencias.

 El mismo procedimiento se le aplicó a Osuna. A ambos se les descontó de sus salarios semanales de ausencia a pesar del permiso otorgado. Los delegados creen que este hecho tiene estrecha relación con sus declaraciones como parte del Consejo Socialista de Delegados de Prevención del estado Bolívar (Consodepreb).

 Los miembros del Consejo acompañaron a los delegados en su denuncia. Luis Lanza, delegado de Sidetur, condenó la actitud de las autoridades de FMO quienes a su juicio actúan como los «quinta columna» del proceso revolucionario. Pidieron al PSUV pronunciarse y respaldarlos en su lucha. (CorreodelOrinoco;11.10.2010)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.