Deivis José Nieves, sindicalista de 28 años, y su padre Alejandro José Nieves (51) fueron asesinados cuando se dirigían a trabajar, el miércoles a primera hora de la mañana.

Vivían en el barrio Las Delicias de Carapita, en la parroquia Antímano de Caracas, y se desplazaban en una motocicleta Jaguar que conducía el padre, por el barrio Bicentenario, de la misma parroquia, cuando los emboscaron ocho o nueve hombres armados.

Padre e hijo trabajaban en una obra que se construye en terrenos del Hipódromo La Rinconada.

Vecinos escucharon los tiros, y al reconocerlos corrieron a avisarles a los familiares.

Deivis dejó de existir en el sitio y su padre murió a las 10:30 de la mañana en el hospital Pérez Carreño.
No se llevaron la moto.

La policía científica maneja el móvil del robo frustrado de la moto, sin descartar el sicariato, por rivalidades en el otorgamiento de cupos para obras en construcción. Los responsables del doble asesinato pertenecen a la banda de “darwin” y se señala a un delincuente apodado “la rana”, como autor de los disparos.

Deivis y su padre eran muy queridos en la comunidad. El sindicalista gozaba del aprecio de todos, pero también despertaba recelos porque colaboraba con sus vecinos que buscaban trabajo. El joven dejó dos niños, de dos y tres años.

“Era padre y madre. Trabajaba en lo que fuera. A veces era mototaxista, y mataba tigres. Su familia no pasaba trabajo”, expresó su tía Josefina Nieves.

Ella no abriga muchas esperanzas de justicia. Hace casi dos años mataron a su hijo Juan Carlos Aché Nieves (20) y “no han hecho nada”.

Fuente: www.eltiempo.com.ve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.