El asistente del gerente de relaciones laborales y el gerente de Higiene, Seguridad y Salud Ocupacional de Sidor, Sirio Velásquez y Fernando Castro -respectivamente- acudieron el 30 de septiembre a la redacción del periódico Correo del Caroní para aclarar los señalamientos hechos por el delegado de prevención, Leonel Grisett.

En compañía de un grupo de trabajadores que participó en el rescate de los pasajeros del ATR-45 de Conviasa, los voceros de la empresa señalaron que el procedimiento ejecutado contra Grisett no tiene relación con su actuación durante la contingencia.

Velásquez explicó que el interrogatorio ejecutado por la gerencia de Relaciones Laborales se hizo después de recibir la denuncia de un analista de seguridad, quien aseguró que Grisett le agredió verbalmente mientras permanecía en el área del siniestro.

El asistente señaló que la empresa comprende que cualquier evento fortuito, de carácter nacional, las personas actúan con la prioridad de salvar vidas más que de analizar las normas de seguridad, por la condición extraordinaria del siniestro.

En ese sentido afirmó que Sidor no tiene ninguna sanción contra el delegado de prevención. «Nosotros no hemos levantado ninguna sanción en contra de Grisett. Lo entrevistamos, sí, pero es un tema aislado al que él está alegando», indicó Velásquez.

El gerente de Higiene y Seguridad relató que el interrogatorio se hizo en función del «altercado» entre dos trabajadores, uno de ellos analista de seguridad. «Recibimos la denuncia de un trabajador del aspecto netamente laboral, amenazó con darle unos golpes. Nosotros tenemos la obligación de recibir cualquier denuncia en aras de salvaguardar la paz laboral. La declaración habla del sitio (del siniestro) porque allí fue que ocurrieron las amenazas».

Castro desmintió que «Sidor esté tomando represalias por la actuación de los compañeros que heroicamente atendieron en primera instancia lo ocurrido en nuestras instalaciones. Recalcamos que esto es absolutamente falso y hemos reconocido la extraordinaria labor que hicieron estos trabajadores».

«Ese día estuvo marcado por la angustia de intentar salvar vidas, mal podría hacer la empresa intentar sancionar esa labor tan humanitaria», agregó Castro, quien informó que han comenzado un plan de formación para fortalecer la preparación de los obreros para estas contingencias.

Velásquez notificó que luego de una reunión en la sede regional del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) ambos trabajadores se sentaron en una mesa. «En Inpsasel conciliamos», dijo el asistente.

Los gerentes señalaron que el capítulo se cerró en Inpsasel, luego de que las partes conciliaran y reconocieran sus errores. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 01.10.10)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.