Archivo
Archivo

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) notificó por escrito a los miembros de la comisión electoral la orden de suspensión de las elecciones previstas para este 19, 20 y 21 de enero para escoger a la junta directiva del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss), la tarde de este miércoles.

El fallo, que procura la paralización del proceso comicial hasta tanto se dicte sentencia definitiva en el amparo interpuesto por tres trabajadores de Sidor, fue publicado el martes a las 2:25 de la tarde en el portal web del Poder Judicial, seis días antes de las votaciones.

En medio del cierre de la campaña sindical, que inició la semana pasada y terminó ayer, los trabajadores rechazaron en el portón III de Sidor la injerencia del máximo tribunal.

El presidente de la comisión, Hernán Aguilera, junto al resto de los miembros del comité de organización, ratificó en asamblea la voluntad de los siderúrgicos de celebrar las elecciones y reivindicó el carácter autónomo de Sutiss.

“Esto atenta contra los trabajadores y contra el propio proceso que estamos viviendo. Atenta contra Sidor, después de que hemos tenido tantos problemas y que estamos saliendo de esta crisis y garantizando la estabilidad de los trabajadores. No reconocer el proceso originaría el caos porque seguiríamos en el limbo, porque los dirigentes sindicales tienen tiempo que cumplieron su ciclo”, dijo en entrevista en medio de una guerra de minitecas entre las planchas de Militante Siderúrgico, Alianza Sindical y el Frente Independiente Laborista.

Aguilera contó que los tres supuestos trabajadores solicitantes del amparo negaron haber interpuesto el recurso legal. “Ellos personalmente fueron a la sede de la comisión a desmentir eso, yo lo que les dije es que ellos son los que públicamente tienen que hacer eso. Si ellos están desmintiendo esto, no sé qué decir”.

El presidente de la comisión apuntó que, en todo caso, “el poder de verdad reside en el pueblo, y esto que está aquí es el pueblo, estos son los que deciden y ya esta asamblea decidió”, dijo.

Estrategia gubernamental

Las elecciones es uno de los eventos más esperados por los 11 mil sidoristas, no sólo por la tradición de democracia sindical en Sutiss sino porque los comicios han sido pensados como una salida a la crisis institucional que ha prevalecido desde el conflicto por la firma del contrato colectivo en la acería en agosto de 2014.

Para la mayoría de la dirigencia sindical el fallo del TSJ es una estrategia del Gobierno ante una eventual pérdida de sus candidatos al comité ejecutivo de Sutiss y otro intento de dividir al movimiento siderúrgico.

Desde la década de los años 80, cuando la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y Fetrametal intervinieron Sutiss, los sidoristas no habían vivido episodios similares.

La injerencia del Ejecutivo se ha acentuado desde el segundo semestre de 2014 cuando impuso las últimas 11 cláusulas económicas del contrato colectivo (cuyo contenido aún no es oficial), intervino con la Guardia Nacional (GNB) las acerías en medio de una huelga y detuvo a tres trabajadores de Sidor que el próximo 20 de enero, en medio de las elecciones, asistirán a una audiencia de juicio.

Injerencia gubernamental

El Convenio 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece en su artículo 3 que las “organizaciones de trabajadores y de empleadores tienen el derecho de redactar sus estatutos y reglamentos administrativos, el de elegir libremente sus representantes, el de organizar su administración y sus actividades y el de formular su programa de acción”.

Asimismo, es claro al señalar que “las autoridades públicas deberán abstenerse de toda intervención que tienda a limitar este derecho o a entorpecer su ejercicio legal”.

La intromisión del Gobierno en los asuntos sindicales ha sido denunciada por diversas organizaciones desde 2003, cuando el Ejecutivo otorgó al Consejo Nacional Electoral (CNE) competencia en la organización de los comicios sindicales.

Pese a que el Ejecutivo ha dicho a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que ha subsanado los artículos de la Ley Orgánica del Trabajo y resoluciones del ente electoral que podrían entrometerse en los asuntos internos, el organismo tripartito ha insistido en que siguen existiendo violaciones a la libertad sindical.

En el último informe del Comité de Libertad Sindical ante la queja interpuesta por el sindicato de la prensa, la comisión concluye que las “normas que rigen las elecciones sindicales no sólo violan el artículo 3 del Convenio de Libertad Sindical, sino que permite que el recurso de un trabajador paralice la proclamación de las elecciones, lo cual se presta a injerencias antisindicales de todo tipo”.

Sobre la nueva Lottt la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones observó que la nueva ley establece el apoyo logístico del CNE para organizar elecciones, se hace sólo a petición de las juntas directivas sindicales; no obstante la comisión ha constatado que el CNE sigue conociendo de los recursos que puedan presentar los afiliados, en infracción del principio de autonomía sindical. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 15.01.2014)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.