La declaratoria de días feriados por parte del Ejecutivo para la administración pública ya comienza a generar inconvenientes en la empresa estatal.

0733d735a72f2b0ff950affd59dfbb0f_L

En CVG Alcasa los trabajadores sospechan que el salario no les está siendo cancelado como feriado trabajado, pese a que ha sido una decisión del Ejecutivo.

El secretario de acta y correspondencia del Sindicato de Trabajadores de CVG Alcasa (Sintralcasa), Juan Carlos Moya, contó que esta es la razón por la cual los trabajadores de Fase IV y Fase VI protestaron este viernes 15 de abril.

“Nosotros le preguntamos a la gente de nómina cuál fue la fórmula que utilizaron para calcular los feriados, y ellos no supieron explicarnos eso”, relató el dirigente.

Ya cuando se publicó la información era demasiado tarde, dijo. “Con el recorte energético están trabajando de lunes a jueves, y de 7 a 12 del mediodía, y entonces sacaron el informe por los monitores pero ya cuando la gente se había ido”.

Cuando los trabajadores vieron sus salarios, narró Moya, “se nota que no están bien calculados lo salarios”.

Moya en nombre de Alternativa Laboral Alcasiana conminó a la gerencia de Alcasa a explicar el método de cálculo y despejar las dudas. “Eso está ocurriendo con todo el personal, pero hay un grupo, el grupo D, que trabajó siete feriados y salieron por debajo de lo que ellos estimaban”.

La protesta no prosperó, apuntó, porque la empresa está solitaria debido a los días libres decretados.

“Mucha gente está preocupada porque lo que se decretan días y días libres, se recorta la jornada de trabajo y las áreas administrativas se retrasan, todo se está retardando porque no le da tiempo para nada, está creando un problema, un desastre administrativo”, denunció.

Inseguridad

El dirigente también se hizo eco de la inseguridad que hay en planta, tanto por salud y por la vulnerabilidad de la fábrica ante la delincuencia.

“Hemos denunciado que en varias oportunidades las dotaciones de las áreas que están trabajando, como reducción, hay trabajadores parados porque no tienen botas, lentes de seguridad para desnatar los crisoles cuando se trasega el aluminio o chaquetas, entonces el trabajador no tiene qué hacer”, denunció.

La oscuridad de la planta, indicó, también ha favorecido a la delincuencia. “A veces pensamos que estamos mejor afuera, que dentro de la planta, ahorita Alcasa está a oscuras por todos lados, han quitado las luminarias y no las han repuesto”.

El dirigente exigió que no se le sume más preocupaciones a los trabajadores, quienes viven incertidumbre sobre el destino de la empresa, cuya operatividad es mínima, solo a un 15 por ciento.

Correo del Caroní

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.