Archivo
Archivo

El presidente de CVG, general Carlos Osorio, afirmó que no hay razones para que el paro iniciado en Sidor se extienda y recordó a los empleados que los aspectos en los cuales había “errores” habían sido zanjados en la discusión del nuevo contrato colectivo.

Entre los aspectos que generaron conflictos figuran: el cálculo en el tiempo de viaje, el cálculo de las vacaciones, el tabulador y la prima diurna.

En rueda de prensa, Osorio reiteró que estos aspectos fueron resueltos y será a partir del viernes cuando empiecen a cancelar paulatinamente estos beneficios.

Además de criticar a la dirigencia sindical que encabeza la paralización “irregular” el presidente de CVG, quien ha liderado la discusión de los contratos colectivos insistió en la necesidad de culminar el tema y terminar de aprobar las 14 cláusulas que faltan.

El 20 de agosto de 2012 el presidente Hugo Chávez en un acto realizado en el teatro de Caruachi, dentro del complejo hidroeléctrico Francisco de Miranda, ordenó la discusión de los contratos colectivos de las empresas básicas, un año después aún no han sido aprobados

“Tenemos un 93% de avance, yo insto a la dirigencia a sentarse y que nos pongamos de acuerdo”.

El funcionario indicó además que la actual bandera del paro en Sidor está vinculada a la cláusula 8 y la fórmula para calcular el tiempo del día de descanso, cosa que luego de ser revisada en varias oportunidades quedó aclarada, apuntó.

“La fórmula fue revisada. Ellos hicieron una nueva propuesta, eso quiere decir que el error no era de nosotros, pero quieren seguir manteniendo eso como bandera del paro”.

¿Intenciones ocultas?

Sugirió el presidente de CVG que la protesta está vinculada a intensiones “desestabilizadoras” en las cuales incluyó el papel de algunos medios de comunicación, como atizadores del conflicto.

También agregó que la reciente expulsión de los tres funcionarios diplomáticos Estadounidenses realizada por el gobierno Nicolás Maduro también podría estar relacionado con algunos “planes” en Bolívar.

De igual manera mencionó que el paro de Sidor le “olía” a lo que ocurrió en abril 2002 cuando hubo el golpe de Estado a Hugo Chávez, por lo que fue enfático en recordar a los trabajadores y a la dirigencia su papel y la importancia de hacer las cosas y los reclamos en el marco de la legalidad y la justicia, sin caer en provocaciones ni confrontaciones, especialmente de tipo político.

Sin acusar directamente, Osorio dejó colar que los diplomáticos estaban también evaluando la conflictividad laboral y haciendo algunos acercamientos con dirigentes sindicales.

Pese a todo esto, el funcionario llamó a los empleados de Sidor y del resto de las empresas a reflexionar y contribuir a la finalización en la discusión de los contratos, que al final redundan en beneficios y el pago de pasivos. Sostuvo que “todos los beneficios serán cancelados”, poco a poco, pero en su totalidad.

Admitió el también ministro de Estado que lo que se había hecho en las empresas básicas hasta ahora en un 90% había fracasado porque no se estaban “haciendo las cosas bien”.

Dijo que están investigando a fondo cada compañía y así como fueron destituidos y apresados trabajadores de Ferrominera podría haber más presos de otras compañías a la que están auditando para corregir los errores.

Apelar a la conciencia

“Pido la paz laboral, porque sólo bajo el concepto de paz laboral podemos salir con las empresas adelante”, subrayó, al tiempo que negó la posibilidad de una militarización de la acería, e informó que en el portón principal será puesto un punto de información para explicar a los empleados la fórmula de cálculo de la cláusula 8 que es considerada hasta ahora la “piedra de tranca” en la discusión del nuevo contrato.

Al consultarle al general Carlos Osorio si están dispuestos a tomar acciones para obligar el cese del paro, este contestó que apelan solo a la conciencia de los sidoristas, invitándolos a que prosiga la discusión del contrato para que este sea firmado antes del 15 de noviembre cuando comienzan las utilidades.

Anoche, en un programa de radio en la estación La Voz de Guayana Osorio apeló nuevamente al sentimiento chavista -contrario a lo que expresó la semana pasada en Sidor, cuando se refirió que la acería se había vuelto “escuálida”- al afirmar que 80 por ciento de los trabajadores de las empresas básicas eran del oficialismo.

“Ahora, ¿que te tengo que pagar una compensación, un retroactivo por equis cuestión? Vamos a discutirlo hasta que estemos todos convencidos, pero no con imposiciones. La imposición es el arma de quien no tiene la razón; el que tiene la razón no impone, demuestra. Repetimos a nuestros camaradas de nuestra querida Sidor: no estamos midiendo pulso, no se dejen engañar. ¿Que a lo mejor va y se para un líder (y dice): ‘hasta que no logremos el objetivo no nos podemos levantar’? No señor, aquí no estamos midiendo pulso. CVG somos todos”.

Más de un año

El 20 de agosto de 2012 el presidente Hugo Chávez en un acto realizado en el teatro de Caruachi, dentro del complejo hidroeléctrico Francisco de Miranda, ordenó la discusión de los contratos colectivos de las empresas básicas.

Casi un mes después, ese mismo año fueron instaladas las mesas de discusión. Ya ha pasado más de un año y los contratos no han sido firmados. La Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras (Lottt) establece un lapso no mayor a los 180 días para que esta discusión sea efectiva y se den por sentados los acuerdos.

El conflicto presentado en Sidor dilata aún más la espera por nuevos beneficios, y el vencimiento de las colectivas, algunas con hasta seis años de retraso entre su discusión y aprobación.

¿Quieren que se acabe la revolución? preguntó Maduro a sidoristas

“¿Dónde está la conciencia o es que la clase obrera de Sidor quiere que vuelva la burguesía al poder?”, expresó el presidente de la República, Nicolás Maduro, durante un programa transmitido anoche por La Voz de Guayana, 89.7FM, y otras emisoras locales en el que participó también el titular de la CVG, Carlos Osorio.

El mandatario nacional se refirió nuevamente al caso Sidor y mantuvo su discurso en torno a la posición, que tildó de “irresponsable”, de la dirigencia sindical que ha asumido el paro y sus consecuencias.

“Tenemos que poner las empresas a producir, tenemos que lograr la fórmula mágica de lograr el objetivo ¿cuál es el objetivo? Producir para la patria”, dijo.

“Hoy con lo que está pasando, la decisión irresponsable de detener la producción en Sidor sin ningún motivo están poniendo en peligro la Gran Misión Vivienda Venezuela y la vivienda de más de 300 mil hogares de Venezuela, eso deben saberlo los dirigentes sindicales que tienen paralizada Sidor, que sobre sus hombros hay 300 mil familias que pudieran no recibir sus viviendas este año”, agregó.

Maduro llamó a los trabajadores a volver a sus labores y “que los problemas que estén pendientes de manera equilibrada y razonable nos pongamos de acuerdo y los resolvamos pero nada justifica parar una industria estratégica como Sidor cuando tienen un gobierno obrero, revolucionario, bolivariano y chavista en el poder o ¿es que quieren que se acabe la revolución?”, se preguntó.

Sostuvo que tiene datos de encuentros entre la encargada de negocios de EE UU y dirigentes sindicales, incluyendo “algunos” de Sidor. “Desde hace meses venía reuniéndose y moviendo recursos para enredar y hacer imposible el acuerdo en Sidor”.

En este sentido, llamó a ganarle la “batalla” al imperio y se dirigió específicamente al presidente de Sutiss, José Luis Hernández.

“¿Dónde está la conciencia o es que la clase obrera de Sidor quiere que vuelva la burguesía al poder? O es que a José Luis Hernández, dirigente de Sidor, definitivamente lo captaron de la Embajada americana, que se decida pues, él, que dice ser cristiano, que se toque su corazón de cristiano. ¿Le vas a hacer daño a 300 mil familias que están esperando su vivienda este año?, ¿le vas a hacer el favor a la embajada gringa para que logre un poco de apoyo y llene de violencia a Guayana? o el deseo perverso de derrocar al Gobierno”.

El mandatario nacional que manifestó que este año las empresas básicas cerrarían con números azules, admitió que siguen soportando los gastos y compromisos de las industrias de Guayana con fondos de otras estatales.

“Si hubiera que hacer sacrificios, ¿el sacrificio sólo lo hace el Gobierno? Sacando plata de donde no hay, haciendo de tripas corazón para pagarle un conjunto de reivindicaciones que significan grandes sumas de dinero (…) ¿dónde está el espíritu de lucha y sacrificio de la clase obrera?”.

Pidió a los trabajadores no pedir “imposibles”, en alusión a las exigencias de retroactivos, y a buscar el tiempo “para salir de esta trampa en la que se metieron solitos”. (Natalie García, Correo del Caroní, 03.10.13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.