Los contratados que persiguen ingresar a la nómina fija de la Siderúrgica del Orinoco mantenían anoche el cierre de la principal vía de acceso a Ciudad Guayana.

• Transportistas, pasajeros y el resto de los afectados por la gran tranca de este lunes en la avenida Guayana criticaron el desinterés de las autoridades en intentar aplacar la protesta.
• Los manifestantes dirigen sus críticas al presidente Chávez. Deploran la gestión del Mibam y condicionan su apoyo electoral a la campaña del PSUV a la inmediata resolución de sus reclamos económicos.
• La gerencia de Sidor se ha desentendido del reclamo. Admiten, puertas adentro, que es inviable económicamente ingresar más personal, al menos que el alto Gobierno asuma el costo financiero o político, dependiendo de la decisión.
_____________________________________

“Veo muy mal todo esto, porque nosotros no debemos pagar las consecuencias de sus problemas. Si no me bajaba con mi maleta llegaba tarde al trabajo”.
Rosanna Cabrera, pasajera

“No podemos dejar engañarnos por un grupo que se hace llamar revolucionario, que se hacen llamar dueños del partido y lo que están es llevando la destrucción de la revolución”.
Jesús Pinto, vocero de los contratados

“Hay miles de personas allí secuestradas, sin agua, adultos, ancianos y no hay movilidad posible. No hay nadie, no hay garantía de la Guardia”, comentó –vía telefónica– Pedro Oviedo, quien logró salir de la tranca a las 7:00 de la noche por sus propios medios.

“Si esto sigue así, ni un voto le vamos a dar”. La amenaza es contra el presidente Hugo Chávez y viene de parte de un trabajador que, este lunes, junto a cientos de contratados, decidió acampar en el elevado del portón IV de la Siderúrgica del Orinoco reclamando su ingreso a la nómina fija.

La radical acción se produce 15 días después de una reunión que sostuvieron los tercerizados en la Vicepresidencia de la República, y luego de tres años de que el primer mandatario prometiera eliminar la tercerización en Sidor.

La primera, una promesa incumplida y, la segunda, un anhelo que el personal inherente y conexo a la producción ve cada vez más lejano.

La protesta en Caracas les sirvió de entrenamiento a los subcontratados que buscaban en el Ejecutivo Nacional una salida a sus problemas. Los tres días en el corazón de Caracas le fueron provechosos, según relatara el dirigente Hugo Bastardo, a su regreso a Ciudad Guayana.

El pacto -sólo de palabras, pues no hubo ningún escrito de por medio- se resumió en que los tercerizados debían desistir de participar en las elecciones de Sutiss y, a cambio, el Gobierno accedía a ingresar a los 3.400 trabajadores que, de acuerdo al cronograma, debieron pasar por el portón III en septiembre de este año.

La debilidad del acuerdo hizo estallar el conflicto este lunes después de una semana de espera y viajes a Caracas. Bastardo y Jesús Pinto, líderes del grupo, hablaron en nombre del colectivo.

“¡Es preferible morir de pie que morir arrodillado frente a un patrono que nos tiene viendo vaina! En el nombre de Jesucristo, les pido a todos los trabajadores tercerizados, que hacen el 80 por ciento de la producción: ¡No es hora de tener miedo, es hora de levantar la voz por la victoria”, vociferaba el presidente del sindicato de los tercerizados.

La protesta tomó por sorpresa a los propios sidoristas que también planeaban una manifestación.

Mientras los trabajadores leían en la prensa regional la tesis del Frente Revolucionario de Trabajadores Siderúrgicos sobre conspiración, sabotaje y desestabilización, los contratados hacían oídos sordos y se declaraban pueblo revolucionario y socialista, como la nueva administración de Sidor.

“Nosotros aquí estamos demostrando que la igualdad tiene que ser para todos, no podemos estar dejándonos engañar por un grupo que se hace llamar revolucionario, que se hace llamar dueños del partido y lo que están es llevando a la destrucción de la revolución”, agregaba Pinto.

¡Presidente Chávez! 

El dirigente Hugo Bastardo señaló directamente al presidente Hugo Chávez: “Usted, viendo que estamos aquí, aún no se pronuncia sobre el informe que enviamos”.

“Quemaron un autobús, le pagaste una retroactividad y quemaron unos baños. Yo creo que esto es una situación de presión, están cayendo en una burocracia. ¿Yo quiero preguntar cuál socialismo y cuál igualdad se habla?”, agregó Pinto.

Durante todo el día los contratados esperaron la presencia de alguna autoridad de Sidor. Sólo se presentó, anoche después las 8:00, el secretario de seguridad ciudadana de la gobernación, Julio César Manzulli.

Vía telefónica el funcionario policial señaló que “no ha sido posible” llegar a algún tipo de acuerdo con los protestantes.

Horas y horas… 

A las 9:00 de la noche los dirigentes aún se mantenían en el elevado del portón IV. El drama descrito por los tercerizados fue comparable al vivido durante todo el día de ayer por cientos de personas atrapadas en la tranca de la carretera nacional que comunica a Ciudad Guayana con el puente Orinoquia y Ciudad Bolívar.

Trabajadores, niños y mujeres esperaban la posibilidad para llegar a sus destinos. En las redes sociales, varios de los atrapados en la manifestación, exigían la presencia de las autoridades para abrir el paso por la avenida Guayana.

Temprano, la mayoría de los viajeros optó por bajarse de los buses para caminar con sus maletas casi dos kilómetros. Rosanna Cabrera cuestionó la forma de protesta y lamentó que nadie haya mediado en el conflicto.

Pedro Oviedo pudo salir de la tranca después de 12 horas. El hombre, que se traslada en sentido Ciudad Bolívar-Puerto Ordaz, relató que algunos de los conductores decidieron atravesar trochas paralelas a la vía férrea, pero fue peor.

“Hay miles de personas allí secuestradas, sin agua, adultos, ancianos y no hay movilidad posible. Son intransigentes. No hay nadie, no hay garantía de la Guardia Nacional”, comentó vía telefónica a las 7:00 de la tarde.

“No hay autoridad” 

A las 9:30 de la noche, Mario Núñez tenía más de seis horas en la avenida Guayana, sentido Ciudad Bolívar-Puerto Ordaz, venía de Puerto La Cruz.

“No entendemos cómo dos personas pueden anarquizar, líderes o no, y sitian toda una ciudad y a miles de personas que pierden su capacidad de libre tránsito, a hacer muchísimas cosas; sitian a la industria, al comercio, dos personas que se creen con el poder de hacer esto”.

Núñez ve en la jornada de este lunes la cristalización de la falta de autoridad del Gobierno. “Si fuesen de la oposición ya estuviesen presos y hubiese pasado cualquier cosa. Desde la mañana no hay autoridad en este gobierno”, agregó.

Otros optaron por desviarse y cruzar por Barrancas, en el estado Monagas. Las colas lucían interminables para muchos y peligroso para otros.

Para Eliécer Flores, aunque estaba en desacuerdo en la forma de protesta, la manifestación le pareció “otra muestra del doble discurso, porque le prometen a los trabajadores ingresarlos en las empresas básicas y luego no hacen efectivo lo que piden los trabajadores”. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 15.11.11)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.