Foto: Correo del Caroní
Foto: Correo del Caroní

El año 2015 se acerca a su fin y los 2.200 trabajadores de Hidrobolívar cerrarán el año sin que la empresa concretara el primer contrato colectivo para su nómina, luego de 11 años de haberse constituido.

La secretaria del sindicato de trabajadores de Hidrobolívar, Noris Cordero, recordó que en noviembre de 2013 comenzó la mesa de negociación entre los trabajadores y la empresa en la Inspectoría de Trabajo, ente que recibió la propuesta para el contrato en 2012.

Pero en más de dos años no se ha logrado concretar todas las cláusulas del documento, siendo los ítems económicos los que más discordia han generado en el debate. Desde julio de este año la discusión se paralizó, toda vez que Hidrobolívar comunicó a la Inspectoría del Trabajo que se retiraba de la negociación a través de una carta.

“Ellos alegan que no podían seguir discutiendo por las protestas que hacíamos los trabajadores, pero eso es violatorio de la constitución”, explicó Cordero. Solicitaron a la Inspectoría que se sancionara a Hidrobolívar por esa decisión y que se reincorporara a la negociación, “pero no hemos recibido esa respuesta. Sin eso, sin la discusión, nosotros no tenemos contrato”.

Cordero recordó que al no tener contrato colectivo, “los únicos beneficios que nos da la empresa solo son los aumentos de sueldo por decreto presidencial”, refiriendo los incrementos del salario mínimo. El resto de las reivindicaciones laborales siguen a la espera en una discusión que ha avanzado “a paso de morrocoy”.

Persecución sindical

Al retiro de la gerencia de Hidrobolívar de la discusión del contrato colectivo se suma la aprobación de un recurso de amparo, a favor de la empresa, que prohíbe a los dirigentes sindicales acercarse a sus sitios de trabajo, a partir de julio de este año.

Cordero explicó que “para tener contacto con los trabajadores tenemos que hacerlo fuera de la empresa. Eso demuestra el poco respeto que tiene la Gobernación de Bolívar por la actividad sindical, porque la misma situación se repite en otras empresas de la Gobernación que tienen sindicatos”.

Los trabajadores también tienen prohibido protestar en las sedes de Hidrobolívar, a pesar de que estas manifestaciones les servían para lograr la reactivación de la mesa de negociación, que siempre era suspendida por la empresa. “La cosa se paraba, nosotros protestábamos y se volvían a sentar, pero ya no podemos hacer eso”.

A las retaliaciones laborales se suman más de 11 calificaciones de despido a quienes han protestado, que son investigadas en la Inspectoría de Trabajo.

Esperanza en el nuevo parlamento

El sindicato de trabajadores de Hidrobolívar continúa en la lucha por lograr el primer contrato colectivo para los más de 2 mil trabajadores de la hidrológica y “continuamos pensando en otras formas de protestar para lograr el objetivo”.

Cordero añadió, además, que esperan que con la juramentación de la nueva Asamblea Nacional, “haya un cambio (…) vamos a solicitar una revisión profunda de nuestro caso y que se investigue por qué no se permite la autonomía sindical en Hidrobolívar, y que se les obligue de una vez a discutir el contrato con nosotros”.

La dirigente recordó que los aumentos aprobados por el presidente Nicolás Maduro no han sido suficientes. “Hay una gran diferencia entre los sueldos que ganamos y lo que deberíamos cobrar. Sinceramente, el sueldo se nos va en comprar para comer. No se puede atender nada más. Esa es la situación precaria de los trabajadores y a los reclamos no se les da respuesta”.

__________________

Informe Anual de Provea

Desde 2004, Provea ha venido registrando una disminución en el número de convenciones colectivas homologadas en el país. Entre 1995 y 2004, 5.367 convenciones colectivas fueron homologadas, un promedio de 536 por año. Entre 2005 y 2014, la cantidad de convenciones homologadas fue de 4.528 con un promedio anual de 452, lo que representa una disminución de 15,6%. Según el Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo (MPPPST), en 2014 se realizaron 207 negociaciones de pliegos referentes a conflictos colectivos de trabajo por demandas de las organizaciones sindicales debido a incumplimientos patronales.

En 2014 persistió el desbalance entre el número de convenciones homologadas en el sector privado (417) y en el sector público (35). El número de trabajadoras y trabajadores amparados y beneficiados con la homologación de estas convenciones colectivas se ubicó en 245.851 trabajadores y trabajadoras según la Memoria y Cuenta del MPPPST, registrandose un drástico descenso respecto a lo registrado en la memoria el MPPPST en 2013, que situó la cifra en 1.160.844 trabajadores y trabajadoras amparados y beneficiados por el reconocimiento de este derecho.

Consulta el capítulo Derechos Laborales de nuestro Informe Anual 2014 AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.