Una comisión especial de la Brigada Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Caracas se ha trasladado hasta Guayana para ahondar en el homicidio del trabajador de Ferrominera Orinoco, Renny Rojas.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera Orinoco (Sintraferrominera), Rubén González, rindió declaraciones por segunda ocasión este miércoles. El lunes el Cicpc llegó hasta su casa y el martes recibió formalmente la citación.

El ferrominero acudió este miércoles a la sede de la Policía científica en San Félix. Acompañado de su abogado, Frank Silva y un grupo de trabajadores, el dirigente relató nuevamente su versión de lo ocurrido el 9 de junio en el portón I de FMO cuando se pretendía celebrar una asamblea extraordinaria.

Durante dos horas relató y respondió preguntas. Casi a las dos de la tarde salió de la sede para reiterar que no tiene nada qué temer y que espera que las investigaciones den con la verdad.

“Toda Guayana sabe quién disparó. Todos saben que fue Héctor Maicán. Lo que están buscando es tratar de darle vuelta a esto para decir que yo soy el (autor) intelectual”, dijo a los medios de comunicación frente al Cicpc en San Félix.

“Yo no soy hombre de cargar ninguna arma. Tienen un hombre allí, Rodney Álvarez, injustificadamente, porque ese muchacho nunca cometió ese asesinato. Yo les dije a los compañeros: vayan a un café, a cualquier lado, vayan a Ferrominera y pregunten (…) Héctor Maicán saca el arma y accidentalmente mata a su propio compadre. Lo que sí vi. Quiero dejarlo ante las cámaras. Vi con estos ojos cuando Maicán le dispara a Luis Quilarque en la pierna”.

Calificados
Hasta ahora han calificado de despido a cuatro dirigentes sindicales y a 16 trabajadores, 10 de los cuales están calificados y el resto despedidos.

“Lo que hay es un gran terrorismo laboral en las empresas básicas, especialmente en Ferrominera. Si voy a las áreas, el que me atienda lo llevan a relaciones laborales y lo suspenden. El compañero vigilante que en estos días estaba en el puesto cuando pasé a Altamira, lo tienen sentado en relaciones laborales. Yo soy secretario general porque los trabajadores decidieran que yo fuera”.

Reiteró su exigencia de que se realicen las elecciones para dar el derecho a los ferromineros de que sean ellos quienes decidan.

Orlando Chirinos, miembro de Fadess: “Esto es un terrorismo sindical a través de instituciones del Estado (…) Es urgente la unidad en Guayana”.

Henry Arias, secretario general de Sintralcasa: “Es incomprensible que con un cuerpo policial de envergadura, no sepa quién mató a un trabajador”.

Emilio Campos, secretario general de Sutracarbonorca: “No puede ser posible que se siembre tanto terrorismo contra los trabajadores. Está bien que sea un caso fortuito, pero no, son muchos casos”. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 03.11.11)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.