Archivo
Archivo

Los trabajadores de Sidor quieren terminar con el conflicto que los ha mantenido en tensión durante el último mes. La protesta por la discusión del contrato colectivo sólo les ha dejado cansancio, confusión y más conflicto.

Es el deseo de un amplio grupo de sidoristas que, además, considera que el paro en la acería es un “mal necesario” ante la imposición del Gobierno y la poca claridad en el acuerdo firmado con un grupo de dirigentes del comité ejecutivo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss).

Aspiran que la protesta termine pronto, como también anhelan que el Gobierno aclare la “situación”.

Casi un mes después de que el Ejecutivo anunciara que en Sidor habían logrado la firma del “mejor contrato colectivo de la historia”, los trabajadores desconocen su contenido y mantienen por segunda vez en paro a la acería.

No es una huelga fácil. Sobre la mesa hay más de cinco versiones sobre el contenido de la convención colectiva y distintas historias sobre su firma y, como colofón, las elecciones en puerta han mezclado la negociación con la campaña tras bastidores en Sutiss.

“Nosotros queremos que se aclare esta confusión, que venga alguien del Gobierno, bien sea el ministro de Industrias, una persona importante como Justo Noguera Pietri (presidente de CVG), que nos aclare esta situación, porque él dice que se lograron mejorar las 12 cláusulas, otros dicen que fueron dos, otros dicen que fueron seis, en fin, estamos perdidos todavía”, opina Elio Martínez sobre la protesta en la estatal.

Aunque no termina de creer ninguna versión, se ha decidido por declinar a favor de la protesta y pese a que el Gobierno sostiene que las operaciones en Sidor están en “normalidad”, este técnico del Taller Central les desmiente. “Estamos de paro por el descontento que hay con esta situación”.

En perspectiva, a los trabajadores les agrada lo que la gerencia y el Gobierno dicen del nuevo contrato. “Yo lo veo bien por una parte por lo que se ha dicho”, dice Javier Eduardo, “pero por otra parte existe mucha desconfianza por como se dieron las cosas. Todo está en aclarar las cosas, porque lo que queremos es paz, queremos es trabajar”.

Javier, como otros técnicos de la Acería de Palanquillas, está dispuesto a escuchar al secretario de organización de Sutiss, José Meléndez, quien el 14 de agosto afirmó que -después de cuatro años de mora- los sidoristas contaban con una nueva convención colectiva.

Piensa que, si se presentara en asamblea, se podría “aclarar todo, porque los trabajadores dudan ¿entiendes? Queremos ver qué fue lo que firmó. Esa es mi opinión”.

Dividir y vencer

Pero el Gobierno, en cambio, se ha declinado por intentar debilitar la protesta de los trabajadores dividiendo al comité ejecutivo de Sutiss al convocarlos por separado a la firma del contrato y al imponer un cerco comunicacional para negar el descontento.

Este lunes la asamblea de trabajadores ratificó la protesta de “brazos caídos” en las áreas por cuarto día consecutivo. El presidente de Sutiss, José Luis Hernández y el secretario de trabajo y reclamo, Leonardo Azocar, pidieron a los sidoristas no caer en provocaciones y evitar la violencia.

En el portón III intervinieron antiguos trabajadores que esperan por un plan de jubilación. Indignados, reprocharon que el presidente de la CVG, Justo Noguera, los acuse de atentar contra la empresa. “¿De cuándo acá Justo Noguera ama más a Sidor que yo, ese que nunca ha producido una tonelada de acero, que yo que tengo 33 años de servicio?”, dijo un trabajador este lunes al participar en la asamblea.

Más tarde, un grupo de hombres intentó arrancar las operaciones en la Acería de Palanquillas sin éxito. “Aquí no se mueve un dedo hasta que firmen las cláusulas”, reiteró Hernández.

Elecciones en Sutiss

Desde hace una semana las asambleas en el portón III de Sidor son paralelas. En un extremo el presidente de Sutiss, José Luis Hernández y, en un costado, los seguidores del movimiento Alianza Sindical.

Para este lunes el equipo oficialista había generado expectativa por la esperada participación del secretario de organización de Sutiss, José Meléndez, quien desde el 14 de agosto no acude a la tribuna sidorista.

La antesala a la participación de los dirigentes de Alianza Sindical fue un forcejeo entre los trabajadores que buscaron la tarima que, más temprano, fue tumbada por un grupo de seguidores de Meléndez.

El conato de violencia dio paso a que ambos grupos hicieron su asamblea. En el costado, no participó Meléndez pero sí el secretario de seguridad social de Sutiss, Jean Acosta, quien consultó a los congregados y aprobó convocar a elecciones sindicales en Sutiss.

El período del sindicato está en mora desde noviembre de 2013. Empero, la negociación de la convención colectiva ha desplazado la urgencia electoral y ha mantenido a los trabajadores expectantes por el desenlace de esa discusión contractual.

Esta semana, informó Acosta, esperan escoger a los miembros de la comisión electoral de Sutiss. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 09.09.2013)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.