Archivo
Archivo

El Gobierno ofrece 2.400 bolívares de aumento a los trabajadores del sector aluminio por tres y hasta cinco años sin discusión de contrato colectivo.

La propuesta la hizo ayer el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Carlos Osorio, luego de que los sindicatos movilizaran al personal hasta las puertas de la casa matriz.

Después de una semana de espera y en contrapropuesta a los 150 bolívares exigidos por los nueve secretarios generales de la industria, la CVG -en nombre del presidente Nicolás Maduro- ofreció 80 bolívares de incremento sobre el salario diario, 50 de ellos a la firma.

Los sindicatos rechazaron el escenario que supone un monto 47 por ciento inferior a lo consensuado con los presidentes de las empresas básicas la semana pasada.

Mientras el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, Carlos Osorio, se reúne con los sindicatos de las empresas del aluminio los empleados de la casa matriz aguardan por la discusión del contrato colectivo, vencido en el 2008

En las instalaciones de la CVG la dirigencia disertó sobre el aumento con la representación patronal pero no hubo ningún acuerdo, salvo realizar otra reunión el viernes 20 de septiembre, fecha acordada como definitiva para la firma de las contrataciones colectivas.

Lo definido

En otros puntos, sin embargo, sí hubo acuerdo.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Aluminio (Sutralum), Pedro Perales, informó que se acordó pagar un “bono compensatorio” por el retraso en la discusión de los contratos que se cancelará en tres partes y será extendido en un 100 por ciento a los jubilados, cooperativistas activos y prorrateado a los nuevos ingresos cuyo tiempo dentro de la empresa sea menor al vencimiento del contrato colectivo.

Según el acta firmada este jueves, a partir del 1 de enero se retomarán el beneficio de las evaluaciones periódicas entre un 10 a 14 por ciento de aumento, un concepto contemplado dentro de las convenciones colectivas que ha estado prácticamente suspendido en todas las fábricas de la industria.

En Cabelum y Alucasa, cuyos contratos contemplan otros beneficios, este incremento se hará de acuerdo a las cláusulas convenidas.

A partir del 1 de octubre todos los trabajadores del sector aluminio tendrán un bono de alimentación (cestaticket) de 1.500 bolívares que llegará a 2.300 a partir del 1 de abril.

Perales indicó, sobre el bono de alimentación, que buscarán un mecanismo para que el beneficio se haga extensivo a los jubilados y pensionados.

La cobertura del seguro de salud será, como mínimo, de 100 mil bolívares, un 96 por ciento de la prima la asumirá el Estado a excepción de Cabelum, Alucasa y Venalum, cuyas disposiciones son diferentes indicó el secretario general.

Los sindicatos firmaron, además, la unificación del flujograma de cálculo incorporando el concepto del “tiempo de viaje” a la columna de mayor incidencia para la cuantificación del salario a partir de este 1 de octubre.

Jubilados beneficiados

El acuerdo suscrito entre las partes supone que los jubilados y pensionados recibirán, de ahora en adelante, el 100 por ciento del salario actual promedio del homólogo activo sin distinción de nómina.

Este era un viejo reclamo de la Asociación de Jubilados y Pensionados de CVG Venalum (Ajupe), en cuanto suponía la discriminación de la nómina diaria al recibir un equivalente al salario mínimo, a diferencia de los trabajadores pasivos de las nóminas mensuales.

El presidente de Ajupeve, Hugo Medina, señaló que este punto constituye un “importante” avance para los jubilados y pensionados, especialmente para la nómina diaria que estaba sumida “en un pozo” de rezago en comparación con el resto del personal.

En proyectos

Para este viernes está planteado que la dirigencia sindical, los gerentes de proyectos y los representantes de la CVG se reúnan en la corporación para abordar el estatus de los programas de ampliación de las empresas básicas.

Perales indicó que el objetivo es que estos proyectos, hasta ahora en papel, se materialicen y generen empleo en la región.

Lo que sí es definitivo es que el 20 de septiembre los sindicatos del sector aluminio definan el incremento salarial de los trabajadores de la industria.

Para hoy los sindicatos del aluminio presentarán la propuesta en asamblea general en los portones de las fábricas del sector.

CVG, la anfitriona sin contrato

Mientras el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, Carlos Osorio, se reúne con los sindicatos de las empresas del aluminio los empleados de la casa matriz aguardan por la discusión del contrato colectivo, vencido en el 2008.

El secretario general del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la Corporación Venezolana de Guayana (Sunep-CVG), Juan Gómez, informó que la reunión pautada para este jueves fue suspendida por la protesta de sus homólogos del sector aluminio.

La instalación de la mesa de discusión, entonces, fue pospuesta para hoy por el vicepresidente de la corporación.

Sunep-CVG tiene una queja en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por el rezago en la discusión del contrato y la prohibición de discusión de contratos notificada a la Inspectoría del Trabajo en el 2010. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 13.09.13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.