Trabajadores petroleros del área de control de sólidos amenazan con paralizar 30 taladros ubicados en Zulia y Trujillo debido a que no reciben el pago de los beneficios establecidos en su contrato colectivo.

Los trabajadores aseguran que tienen pendiente el aumento del salario básico, el incremento del monto de la Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA), la cancelación de retroactivos, compensaciones, entre otros conceptos de la convención que se firmó en julio de este año.

«Advertimos de que va a estallar un conflicto laboral. En las próximas horas vamos a paralizar 30 taladros de PDVSA Occidente. Ya acudimos al Ministerio del Trabajo para presentar un pliego conflictivo. Ahora vamos a ejercer nuestro derecho a la huelga».

Adafer Socorro, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Control de Sólidos en Zulia, indica que son 300 los petroleros que están a la espera de sus beneficios contractuales.

«Advertimos de que va a estallar un conflicto laboral. En las próximas horas vamos a paralizar 30 taladros de PDVSA Occidente. Ya acudimos al Ministerio del Trabajo para presentar un pliego conflictivo. Ahora vamos a ejercer nuestro derecho a la huelga».

El personal forma parte de las empresas Scom Oil Tools, Petrosema, Halliburton y Tuboscope Brandt, las cuales prestan servicios a PDVSA en el procesamiento de fluidos de perforación, explica Edward Barrios, secretario de reclamos del sindicato.

Las compañías alegan que no pueden cancelarles a los trabajadores porque no tienen recursos debido a que la empresa estatal aún no les hace los pagos correspondientes.

«La problemática administrativa que tienen las empresas con PDVSA no se la pueden imputar a los trabajadores, porque los derechos laborales son sagrados».

Alcance

El dirigente sindical precisa que los 30 taladros que operan se encuentran en campos ubicados en los municipios Jesús Enrique Lossada, Jesús María Semprún, Machiques, Cabimas, Lagunillas, Valmore Rodríguez, en el Lago de Maracaibo y el estado Trujillo.

Jesús Rojas, secretario de organización del sindicato, aclara que la acción es netamente laboral, sin tintes políticos y está enmarcada en las leyes.

«Desde agosto agotamos todas las instancias, cumplimos con todos los canales; nos sentamos en mesas de trabajo con PDVSA y las empresas antes de llegar a la Inspectoría del Trabajo. Tratamos de evitar esta situación, pero no tuvimos una solución».

300 petroleros de control de sólidos esperan el pago de sus beneficios contractuales. (Daniela García, La Verdad, 22.11.12)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.