Tras 10 días de manifestación frente a la sede de Petroboscán, empresa mixta con mayoría accionaria de Petróleos de Venezuela (PDVSA), tercerizados amenazan con radicalizar su protesta, para exigir su incorporación a la nómina fija de la estatal.

La inclusión a la nómina de PDVSA les permitiría obtener planes de jubilación y vivienda, beneficios para los hijos, incapacitación, cajas de ahorro y el pago puntual de salarios y la Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA).

Los trabajadores de las contratistas Nabors Drilling, Wilson Workove, Bohai Drilling y San Antonio Internacional, quienes prestan servicios en las áreas de perforación y mantenimiento de pozos de Campo Boscán, en La Cañada de Urdaneta, advierten que paralizarán los taladros durante dos horas diarias, como medida de presión ante sus solicitudes.

Wander Valbuena, tercerizado, asegura que llevarán la protesta a los dos equipos de perforación y siete de mantenimiento que están en funcionamiento.

«Por ahora estamos hablando de dos horas diarias, pero si no nos prestan atención llevaremos el tiempo a tres o cuatro horas; lo que sea necesario para que nos den una respuesta, para que nos hagan justicia social».

Valbuena indica que son 300 los contratados que esperan recibir sus fichas blancas, quienes cumplen con las mismas funciones de los trabajadores fijos, pero reciben menores beneficios económicos y sociales.

La inclusión a la nómina de PDVSA les permitiría obtener planes de jubilación y vivienda, beneficios para los hijos, incapacitación, cajas de ahorro y el pago puntual de salarios y la Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA).

Seguirán en los portones

Jonathan Fuenmayor, tercerizado, indica que pese a las acciones que se tomarán en el campo, los contratados se mantendrán en los portones de Petroboscán a la espera de una respuesta.

«Esta protesta es indefinida. El llamado es para el Presidente de la República nos atienda, para que nos ayude, pedimos justicia social».

Desconfianza

Danny Perdomo, dirigente sindical, asegura que el miércoles en la tarde los tercerizados se reunieron con Rafael Gil, presidente de Petroboscán, quien sostiene que los ingresos del personal podrían llevarse a cabo por causa de justicia social, pero que la decisión depende de la directiva de Petróleos de Venezuela en Caracas.

El representante de la masa laboral indica que pese al encuentro con el vocero de la empresa mixta, cuya mayoría accionaria está en manos de la petrolera estatal, los contratados mantendrán la protesta que suma ya 10 días frente a la sede de la compañía, ubicada en el kilómetro 2 vía a Perijá. (Daniela García, La Verdad, 15.06.12)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.