Dirigentes sindicales de la industria petrolera alertaron en el 2010 sobre las condiciones de mantenimiento y la falta de inversión en materia de prevención.

Esta alerta fue realizada mediante un informe realizado por el secretario ejecutivo de la Federación Única de Trabajadores de Petroleros de Venezuela, José Bodas, y el ex trabajador de la refinería El Palito en Morón, Orlando Chirino.

“Hemos presentado informes sobre la situación petrolera, al ministerio del Trabajo, a la Futpv, a Pdvsa (…) la falta de inversión en mantenimiento de gasoductos, refinerías, lanchas, taladros, esferas, entre otros, es una constante”, reclamó Bodas

El documento creado por los trabajadores destacaba las fallas estructurales, de funcionamiento y seguridad laboral e industrial de Pdvsa. Bodas destacó en el informe que la desinversión tenía “casi 10 años” para el 2010. Calificó este suceso de “crónica de una muerte anunciada”.“Hemos presentado informes sobre la situación petrolera, al ministerio del Trabajo, a la Futpv, a PDVSA (…) la falta de inversión en mantenimiento de gasoductos, refinerías, lanchas, taladros, esferas, entre otros, es una constante”, reclamó Bodas.

Según el documento, “Pdvsa y las empresas mixtas vienen presentando una política de violaciones de las normas de seguridad por falta de inversión y mantenimiento en sus infraestructuras y equipos en general, refinerías, taladros, muelles, embarcaciones y plataformas marítimas, estaciones de bombeo, patios de tanques, plantas y talleres de más áreas e instalaciones de Pdvsa. Poniendo en riesgo la vida y al salud de los trabajadores y terceras personas”. El documento enumeró más de 130 ítems que violan o vulneran la seguridad y salud laboral, refería que el problema era general dentro de la industria. En este sentido, emitió su opinión respecto a la relación entre la facturación de Pdvsa emitida por el ministro Rafael Ramírez y los gastos en mantenimiento: “¿Cómo es posible que una empresa que factura unos 127.000.000.000 dólares en renta petrolera no se vea reflejado en sus refinerías, operaciones acuáticas o taladros?”.

Para Bodas la corrosión es el principal problema de la industria, a lo que añadió que “más del 70% de los tanques de butano sufren de fugas», mientras que «las válvulas de seguridad no cierran en su totalidad o no funcionan». «No retienen la cantidad de gas y generan una contrapresión que fue lo que ocasionó la explosión en Amuay”, explicó.

Por su parte, Orlando Chirino, representante sindical y ex trabajador de la refinería El Palito en Morón, indicó “sentimos un profundo dolor todos los trabajadores por este hecho lamentable y nos solidarizamos con ellos”.

Pdvsa «se cae a pedazos»

Ambos culpan al ministro y a la junta de Pdvsa. “El Ministro (Rafael) Ramírez debería poner su renuncia. También debe realizarse una investigación por parte de los sindicatos y trabajadores base para que se pueda emitir información veraz de la situación de las refinerías y plantas”, manifestó Chirino, a lo que acotó que desde hace “mucho tiempo” Petróleos de Venezuela se “cae a pedazos”.

Chirino indicó que el 5 de noviembre 2010 se introdujo un documento destacando las fallas en el mantenimiento de Pdvsa ante la AN y la misma industria petrolera. Sin embargo comentó que “fueron ignorados”. “Hemos presentado informes sobre la situación petrolera, al ministerio del Trabajo, a la Futpv, a Pdvsa (…) la falta de inversión en mantenimiento de gasoductos, refinerías, lanchas, taladros, esferas, entre otros, es una constante”, reclamó Bodas. Para el dirigente sindical se debería «llevar a la cárcel a la junta directiva de Pdvsa y al ministro Ramírez”. (Manuel Rubén Trujillo, El Mundo, 27.08.12)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.