Movimiento de pobladores
Archivo

El Movimiento de Pobladores realizó una rueda de prensa para rechazar lo que han calificado como actividades parapoliciales que se han venido registrando en los últimos meses en distintas zonas populares de Caracas. Según recoge una nota publicada en el portal Aporrea, a la actividad asistieron movimientos sociales, consejos comunales y testigos presenciales de los hechos denunciados.

En un comunicado difundido por el Movimiento de Pobladores expresaron su repudio a la violencia policial y parapolicial y su «preocupación frente la escalada de hechos violentos que durante los últimos tiempos han cobrando la vida de nuestros hijos y vecinos a manos de funcionarios corruptos e inescrupulosos de los cuerpos de seguridad».

El Movimiento de Pobladores solicita un gran diálogo entre el gobierno, las comunidades populares y los jóvenes de los barrios para discutir propuestas para la paz, la seguridad y la convivencia

El comunicado señala que los casos de asesinatos, abusos policiales y maltratos, violaciones de los derechos humanos y extorsiones por parte de policías contra las comunidades se han multiplicado en el marco de una política de seguridad -impulsada desde el Ejecutivo Nacional- que «no garantiza la paz y la vida, sino que incrementa la violencia, genera más delito y atenta contra los principios fundamentales de la Revolución». El movimiento de Pobladores destaca que durante las últimas semanas se ha hecho más constante la irrupción de funcionarios policiales en zonas populares de Caracas para practicar detenciones arbitrarias e incluso ejecuciones, violando el debido proceso y sin respetar el derecho a la vida.

«El 11 de junio una Comisión del CICPC llega a la comunidad de Cerro Grande, El Valle, y detienen a Jhonny Tovar en su casa, para luego asesinarlo en la calle, frente a vecinos del sector. Luego la misma comisión reprimió sin ningún escrúpulo a los vecinos que se quejaron por el procedimiento, o que simplemente pasaban por el sector para ir a su trabajo, llevándose detenido a varios y amenazando al resto», relata el comunicado.

Asimismo, los pobladores denunciaron la actuación de grupos paramilitares presuntamente conformados por funcionarios de organismos policiales, quienes ejecutan acciones de exterminio y amenazan a vecinos y organizaciones del poder popular que discrepan de sus métodos. Mencionan que el 29.06.2014, «un grupo de policías tomaron el sector disparando, para luego dirigirse al Hospital Clínico Universitario y rematar a un herido, Edinson Balza (29), y a su hermano Said Balza (18). Edinson había sido herido de bala pocas horas antes en un enfrentamiento con otro policía y trasladado al centro hospitalario, donde espera sedado ser operado de emergencia. El grupo agresor entró a la fuerza, portando armas, subió al quirófano y ejecutó al paciente y luego mató a su hermano, quien esperaba afuera por su familiar.»

También se han hecho habituales los hostigamientos, detenciones sin motivo, maltratos, intentos de extorsión (las llamadas “multas” que la policía pretende cobrar mediante amenazas) a nuestros muchachos, por el único delito de ser pobres, de portar “cara de culpables”.

«No es posible que mientras se llama a la paz, al desarme, a dejar el delito y la violencia, por otro lado los cuerpos policiales se dediquen a matar a esos mismos muchachos que deciden acatar tal llamado. Estas prácticas están lejos de contribuir con la seguridad y la paz, generando más violencia y más impunidad. Perseguir a presuntos “delincuentes” es un negocio para los policías corruptos, que amenazan, extorsionan y aplican violencia a cambio de dinero. Se ha vuelto habitual que nuestros barrios se conviertan en la caja chica de funcionarios policiales delincuentes, que llegan buscando dinero a través de la amenaza de violencia o por medio del robo descarado.»

El Movimiento de Pobladores enfatiza que el fenómeno del delito y la violencia no se resuelve con represión, sino atendiendo sus causas estructurales. Afirman que el Estado venezolano y «la revolución» sigue estando en deuda con los jóvenes de los sectores populares, y la respuesta frente a esta situación no puede ser la represión y la violencia policial. «Estas prácticas niegan las bases mismas de la revolución bolivariana. Desde 1992, el Comandante Chávez asumió las banderas de la lucha contra la represión policial, con las que los gobiernos neoliberales pretendían acallar las protestas populares contra la situación social y económica de entonces».

Las organizaciones sociales y comunales que componen el movimiento de pobladores exigieron al Ministerio Público, Defensoría del Pueblo, Ministerio del Poder Popular de Interior, Justicia y Paz, Consejo Nacional de Derechos Humanos, como «parte de la defensa del legado de Nuestro Comandante», se investiguen y sancionen con firmeza estás prácticas y a sus responsables, para que cesen de manera inmediata y definitiva. Igualmente, solicitaron un gran diálogo entre el gobierno, las comunidades populares y los jóvenes de los barrios para discutir propuestas para la paz, la seguridad y la convivencia.

Finalizaron su comunicado haciendo un llamado las comunidades y al Poder Popular a «denunciar, organizarse y combatir estas prácticas criminales y antipopulares. Sólo la organización y lucha del pueblo podrá detener los abusos. No puede haber socialismo con represión contra el pueblo.» (Prensa Provea, con información de Aporrea, 04.08.2014)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.