Cg_HYDwWIAE65m-

IPYS Venezuela registra 24 limitaciones a la cobertura periodística en la fuente parlamentaria entre enero y abril de 2016.

El 21 de abril de 2016, equipos reporteriles de medios de comunicación, nacionales e internacionales, fueron agredidos por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuerpo de seguridad del Estado, y posteriormente intimidados y atacados por simpatizantes oficialistas a las afueras del Edificio Sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en el Centro Simón Bolívar, ubicado en Caracas, ciudad capital del país.

IPYS Venezuela corroboró que los periodistas y trabajadores de la prensa afectados son: Osmary Hernández y Jessica Flores, reportera y productora de Cable News Networks en Español (CNN en Español); Oliver Fernández y Adriana Núñez Moros, equipo reporteril de NTN24; Amanda Sánchez, reportera del portal digital Vivo Play; Mildred Manrique y Wandor Dumont, equipo reporteril del portal digital 800 Noticias; Antonieta La Rocca, periodista de Telecaribe; Alejandro Castillo, reportero de la fuente parlamentaria del portal digital Su Noticiero; Armando Altuve, reportero de El Pitazo TV; Harley Monseguileman, reportero de Televen; Sonsiré Luna D., reportera de Unión Radio; y Alejandro Hernández, periodista y productor radial.

IPYS Venezuela intenta contactar a otros reporteros que presuntamente fueron agredidos o limitados en el cumplimiento de sus funciones.

Entre el 1 de enero y el 21 de abril de 2016, esta institución registra al menos 24 violaciones a la libertad de expresión a comunicadores sociales de la fuente parlamentaria en Venezuela. Entre los hechos más frecuentes se encuentran: limitaciones de acceso a la información de interés público, agresiones físicas, hechos de intimidación y ataques contra las herramientas de trabajo.

En horas del mediodía del 21 de abril de 2016, reporteros de esta fuente informativa se acercaron a las inmediaciones del CNE para hacer cobertura a siete diputados de la Asamblea Nacional que se encadenaron en el interior de la sede del órgano electoral, específicamente en la escalera que dirige al primer piso, con el fin de exigir respuesta de las autoridades a la solicitud de las planillas para recolectar el 1 % de las firmas y activar el referendo revocatorio. Los diputados que se encadenaron fueron: Juan Requesens (Táchira), Milagros Paz (Sucre), Conrado Pérez (Trujillo), José Antonio Mendoza (Monagas), Marcos Bozo (Carabobo), María Beatriz Martínez (Portuguesa) y Milagro Valera (Mérida).

Veinte minutos después, funcionarios de la GNB se acercaron y levantaron dos cordones de seguridad, uno a las afueras del Edificio Sede, donde se encontraban los diputados, y otro alrededor de la Plaza Caracas. También hubo presencia de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), otro cuerpo de seguridad estatal.

Un grupo de periodistas ingresó con los diputados y tomaron declaraciones en un lapso de dos horas. Camarógrafos de televisoras, como NTN24, no les fue permitida la entrada al lobby.

Los reporteros informaron que el control de la seguridad en el lugar estaba a cargo del General de Brigada, Fabio Zavarse Pabón. De acuerdo con información del portal Poderopedia Venezuela, Zavarse Pabón, cumple funciones como jefe militar del Estado Mayor de la Batalla Económica y, en el Distrito Capital, es comandante del Comando de Zona Número 43 de la GNB.

Zavarse Pabón fue mencionado en 2010 por el presunto narcotraficante Walid Makled, junto con otros militares venezolanos, como cómplice de sus actividades de tráfico de drogas en el país.

Antonieta La Rocca, junto con otros cinco reporteros, intentó cubrir el hecho al otro lado del cordón de la GNB, ubicado en las inmediaciones del CNE.

Simpatizantes oficialistas llegaron al lugar para rechazar el acto. Algunos, de acuerdo con declaraciones dadas a IPYS Venezuela, portaban armas de fuego. A los pocos minutos, comenzaron a arrojar piedras y bombas de agua sucia a los reporteros que cubrían el hecho y a los diputados que hicieron acto de presencia para apoyar a los encadenados.

Armando Altuve, de El Pitazo TV, aseguró que el acceso no les fue permitido: “En ese grupo estábamos dos periodistas, la reportera de El Venezolano TV y yo. Los diputados le pidieron al personal de seguridad y a los efectivos de la GNB que nos dejaran pasar porque estábamos siendo atacados, pero los funcionarios se negaron. Los diputados buscaron resguardarse de los agresores e ingresaron a la fuerza. Llegamos a la puerta del CNE. Allí permanecimos hasta que los demás parlamentarios y periodistas fueron desalojados de forma violenta por los efectivos militares”.

Posteriormente, varios reporteros, entre ellos Antonieta La Rocca, de Telecaribe, y Alejandro Castillo, de Su Noticiero, acudieron para resguardarse en el interior del edificio José María Vargas, mejor conocido como Edificio de Pajaritos, sede administrativa de la Asamblea Nacional, ubicado a pocos metros del lugar.

Desalojo forzoso. Los reporteros que se encontraban en el lobby del CNE fueron desalojados de manera violenta por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana. Entre empujones y con el uso de escudos antimotines, los reporteros fueron golpeados y expulsados del lugar.

Oliver Fernández, reportero de la televisora colombiana NTN24, relató a IPYS Venezuela que los funcionarios militares recibieron la orden de sacar a los diputados, pero primero arremetieron contra la prensa. “No querían que registráramos cuando los diputados fuesen desalojados del CNE. Eso era todo”, aseguró.

Minutos antes, Mildred Manrique, periodista del portal digital 800 Noticias y quien se encontraba haciendo cobertura parlamentaria junto con su compañero Wandor Dumont, informó a IPYS Venezuela que un funcionario militar le había ordenado retirarse, pero ella se negó a cumplir la orden. Manrique reportó en vivo, a través de Periscope. Los funcionarios militares tomaron fotos y grabaron su carnet y su credencial como periodista.

Cuatro funcionarias de la GNB la abordaron y la desalojaron junto con los otros periodistas hacia el cordón de seguridad. “Hubo forcejeo, me halaron el cabello y recibí un golpe en el costado”, dijo.

IPYS Venezuela tuvo conocimiento que Harley Monseguileman, reportero de Televen, también fue desalojado a la fuerza del interior del CNE.

Ataque desmedido contra periodistas. IPYS Venezuela corroboró que luego de que los diputados desalojados ofrecieran declaraciones a los medios, un grupo de trece periodistas y trabajadores de medios se resguardaron en el interior de una camioneta, luego que personas afines al oficialismo atacaran el vehículo con palos, piedras y bastones.

Entre el grupo de personas que fueron atacadas se encontraban Osmary Hernández y Jessica Flores, reportera y productora de CNN en Español, respectivamente; Oliver Fernández y Adriana Núñez Moros, equipo reporteril de NTN24; Amanda Sánchez, reportera del portal digital Vivo Play; Sonsiré Luna D., reportera de Unión Radio; Alejandro Hernández, periodista y productor radial, y un camarógrafo de Univisión, cuyo nombre aún no ha sido identificado por IPYS Venezuela.

Un bloque fue arrojado y rompió una de las ventanas del vehículo. La periodista Osmary Hernández resultó herida cuando fragmentos de vidrio se incrustaron en uno de sus brazos. Los periodistas se retiraron del lugar.

En horas de la mañana del lunes 25 de abril, un grupo de periodistas denunciaron en Fiscalía las agresiones de las que fueron víctimas.

Los reporteros, Antonieta La Rocca y Armando Altuve, aseguraron que los simpatizantes oficialistas suelen concentrarse en los llamados “puntos rojos”, ubicados en los alrededores de la Asamblea Nacional, cada vez que en el Parlamento sesiona, aún más cuando conocen de la posible aprobación de leyes con las que no se encuentran de acuerdo.

Esta alerta a la libertad de expresión representa una limitación de acceso a la cobertura de asuntos de interés público, así como también agresiones de tipo físicas que vinculan el uso abusivo del poder militar y de simpatizantes oficialistas.

IPYS Venezuela rechaza estas acciones y exhorta al Estado a que investigue estos hechos que de manera reiterada obstaculizan la labor informativa de los comunicadores y atentan contra su integridad física.

En 2015 se registraron 89 hechos de intimidación, 31 de agresiones físicas, 14 ataques contra las herramientas de trabajo y 11 amenazas de agresión física contra periodistas, reporteros gráficos y trabajadores de la prensa.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en sus artículos 57 y 58 el derecho que tienen los ciudadanos de expresar sus ideas y opiniones, así como el de buscar, recibir y difundir información, a través de cualquier medio de comunicación, sin que pueda establecerse censura. El derecho se encuentra sujeto a responsabilidades ulteriores.

Las agresiones y hechos intimidatorios violan los derechos fundamentales de las personas y coartan severamente la libertad de expresión, de acuerdo con el numeral 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA). Los Estados deben prevenir e investigar estos hechos y sancionar a sus autores.

IPYS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.