Concentración frente a la FGR para exigir Justicia
Concentración frente a la FGR para exigir Justicia

Soraya El Achkar, una de las fundadoras de la Red de Apoyo, cariñosamente nos bautizó como “La Morada de las Utopías”, definición acertada porque todas y todos los que pertenecemos a esta gran familia, luchamos día a día por un país mejor, por tener una sociedad donde las personas sean capaces de reconocer, ejercer, exigir y promover los derechos humanos, la justicia, la paz y la tolerancia en el marco de una democracia plena y participativa.

La gran familia Red de Apoyo celebra sus 28 años de vida con esperanza, unión y sobre todo alegría y satisfacción por formar parte en la construcción de un sueño que poco a poco toma forma y se materializa

El 4 de mayo cumplimos 28 años en los que promover y defender los Derechos Humanos en Venezuela, desde una perspectiva pedagógica, ha sido prioridad. Mientras que lograr que se mantenga vigente la denuncia, la atención integral a las personas víctimas, la difusión, la educación en derechos humanos y la incidencia en políticas públicas son nuestros objetivos.

Nuestra razón de ser son los sectores populares, puesto que La Red de Apoyo nace como respuesta a la justa indignación que produjo la terrible situación que vivieron más de cuarenta familias al ser desalojadas por la fuerza de sus viviendas a consecuencia de torrenciales aguaceros  ocurridos en el año 1984.

Tras esta desgracia, la situación vivida tuvo como consecuencia numerosas violaciones de los derechos humanos ya que el Estado no velaba por la satisfacción de las necesidades básicas de las personas afectadas. Para los desalojos no fueron tomados en cuenta elementos como salud, educación, empleo u otros. Además, en muchos de los casos se realizaron detenciones arbitrarias, robos y maltratos.

Un integrante del equipo pastoral de Tacagua, Eduardo Gerlock, y los miembros laicos de Maryknoll, Bárbara Pope y Miguel Sweeney propusieron la idea de concentrar distintos grupos para buscar soluciones y dar apoyo a las familias desalojadas.

En enero de 1985 se dio la primera reunión en la sede de los Misioneros de Maryknoll con las personas afectadas por desalojos en diferentes barrios de Catia en Caracas;  periodistas, organizaciones de Derechos Humanos, líderes políticos locales, representantes de la iglesia católica y evangélica se presentaron en el lugar. En este encuentro, la idea que surgió fue la de crear una red de apoyo entre las víctimas de violaciones a los derechos humanos y profesionales dispuestos a colaborar en la búsqueda de soluciones.

Bajo este concepto, una vez definidas las metas y las actividades, el grupo fue bautizado como Red de Apoyo por la Justicia y la Paz. El 4 de mayo fue registrada formalmente la organización en el registro público de Caracas, como una asociación civil sin fines de lucro. Ese día también se registró el Acta Constitutiva y los Estatutos que definen los objetivos y funcionamiento.

El 11 de septiembre del año 1985 debido a la detención, desaparición y posterior asesinato (con un tiro en la nuca) del joven de 15 años Freddy Dugarte del barrio Nuevo Horizonte de Catia, en Caracas, a manos de la policía política (DISIP), comenzó nuestro acompañamiento a miles de familias y familiares de víctimas de abusos policiales, en la búsqueda de justicia y esperanza.

Apoyo en los momentos más difíciles

Nuestras maestras y maestros de vida han sido sin lugar a dudas las víctimas de abuso policial y militar, así como sus familiares. Por esto nuevamente queremos darles las gracias por confiar en la Red de Apoyo y enseñarnos a soñar y a luchar para construir nuestra morada de la Utopías.

Palabras del señor Daniel Neira antes de que le fuera dada la sentencia absolutoria a los militares que mataron a su hijo “Gracias a la Red de Apoyo que ha sido nuestra escuela, nuestra universidad”.

El señor Adelso Peña, víctima de torturas, “puedo dar fe de que La Red de Apoyo lucha por defender los derechos humanos de las víctimas y sus familiares”

Iván Pérez, familiar de Víctimas: “hemos mantenido con la Red de Apoyo una estrecha relación y sentimos solidaridad y acompañamiento. Nos han guiado para que en algunos momentos alejemos el dolor”.

28 años en la búsqueda de justicia y paz

La gran familia Red de Apoyo celebra sus 28 años de vida con esperanza, unión y sobre todo alegría y satisfacción por formar parte en la construcción de un sueño que poco a poco toma forma y se materializa.

Alfredo Ruíz, uno de los fundadores de la Red de Apoyo y miembro del equipo de Atención Integral a Personas Víctimas expresa con orgullo que la Red de Apoyo es “un espacio permanente de lucha contra las injusticias, la violencia, la tortura y la muerte. Un espacio para el compromiso y la solidaridad con los más necesitados. Un espacio abierto para sumar esfuerzos y voluntades en defensa de la Vida y la Dignidad, donde todos y todas estamos llamados como seres humanos a construir una sociedad cada día más humana, democrática, justa y participativa.”

Laura Roldán, coordinadora general, señala que la Red de Apoyo es un espacio de encuentro, de afecto y de esperanza.

Diana González, coordinadora de programa de Atención Integral a Personas Víctimas refiere que La Red de Apoyo es tejido de afectos, esperanza y compromisos.

La coordinadora de Administración de la Red de Apoyo y también fundadora, Elisa Undurruga afirma que le esdifícil expresar en sólo cinco palabras lo que significa la Red de Apoyo “para mí, la Red de Apoyo es solidaridad, compromiso, justicia, esperanza, afectos”

Finalmente, celebramos con la plena convicción de que falta mucho tiempo de lucha en la defensa y reconocimiento en los Derechos Humanos en Venezuela y para lograrlo siempre estará la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz.

AGRADECEMOS SU DIFUSIÓN  

Acerca de la Red de Apoyo Por la Justicia y la Paz:

La Red de Apoyo por la Justicia y la Paz es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, que promueve y defiende los derechos humanos en Venezuela desde 1985. Con una perspectiva Inter. y multidisciplinaria, la Red de Apoyo: 1. Denuncia jurídica y comunitariamente los casos de violación del derecho a la vida, integridad personal, libertad y seguridad personal e inviolabilidad del hogar. 2. Atiende médica, psicológica y sociopedagógicamente a las víctimas de tortura y a familiares de víctimas de abusos policiales o militares. 3. Promueve políticas públicas en materia de derechos humanos. 4. Realiza actividades de promoción y difusión, y general procesos de educación en derechos humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.