Esta mañana visité la Fiscalía 21, leí sobre las últimas actuaciones en el caso que se le lleva al funcionario William Méndez Unda (PEL), adscrito a las fuerzas policiales del Edo. Lara, por las agresiones físicas y violación a los Derechos Fundamentales en mi contra.(EXP- 09/256) Quiero hacer notar que la Fiscalía 21 ha demostrado hasta los actuales momentos un verdadero apego a la Ley para poder esclarecer los hechos denunciados.

Mas, sin embargo, el Comandante del Servicio de Emergencia 171 (Comandante Vasanela) se niega desde el mes de noviembre a entregar la transcripción correcta de la llamada que realicé solicitando ayuda, según consta en el expediente (han enviado 3 oficios a Fiscalía 21 con una clara manipulación e inconcordancia). Este Servicio es un órgano auxiliar de justicia de acuerdo al caso.

Cabe destacar, que la Defensoría del Pueblo y el Concejo Legislativo del Edo. Lara tienen conocimiento del caso; han demostrado sus buenos oficios para esclarecerlo. William Méndez Unda no es las fuerzas armadas policiales. Abusó de los recursos del Estado. La hombría y la valentía no se demuestran por llevar o esconderse detrás de un uniforme de funcionario policial. Se equivocó, porque en el código de los verdaderos hombres decimos la verdad, no nos tapamos y buscamos a compañeros para que nos encubran los errores o es que le molestó mi forma modesta de protestar el día de mi detención, al decir a viva voz: “me llamo Guillermo Gómez me están deteniendo injustamente”.

Hay fotografías y un reporte medico-forense que dice: “Lesiones Traumatismo Craneoencefálico Leve, Hematoma en el pómulo Izq. y lesión a nivel del abdomen”. Mis lesiones no las ocasionó una papelera metálica como él transcribió en el acta policial.

Es curioso, que este funcionario en los actuales momentos sea llamado Comisario, pareciera que fue premiado porque en fecha Agosto 2009 era Subcomisario, como en mi caso, reposan en la Fiscalía 21 otras denuncias en su contra.

Debe respetarse el derecho internacional, debe hacerse justicia y el mundo debe ver que se hace justicia. Esto constituirá un mensaje inequívoco para quienes se consideran por encima de la Ley.

La impunidad no ocurre por azar. La impunidad también se ve asegurada por las amenazas y actos de intimidación de que se han hecho blanco a los que piden justicia, así que el único responsable por la integridad física de mi grupo familiar y mi persona es William Méndez Unda.

De eso se trata, de seguir. Como dijo aquel hombre que se adelantó a su siglo: “Si avanzo, seguidme; si me detengo, empujadme; si retrocedo, matadme”.

Guillermo Gómez
C.I. 81.204.412

Destacados:

Provea, 03.02.10, Carta a la embajada de El Salvador por una víctima de abuso policial

Provea, 24.02.2010, Cuando se lucha contra la corriente

Una respuesta

  • Lo que narra este ciudadano es una prueba más de que los «buenos oficios» de los entes encargados de administrar justicia en Venezuela de nada valen en un país donde el estado de derecho es una ilusión con la que desde el poder alimentan las esperanzas de los pendejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.