Claramente vemos diariamente cómo los internos mueren en nuestras prisiones, mientras las autoridades, después de esas muertes, responden que la situación irregular está totalmente controlada; que todo se debió a una lucha del liderazgo por el control del pabellón, del penal, etc.

Mientras tanto no responden por la principal función para la cuan fueron designados: la protección de las vidas de nuestros reclusos.

Por eso decimos que hay una política de extermino, porque ¿quién les pasa las armas, precisamente para que se imponga esa guerra de sobrevivencia? La otra semana, en el Internado Judicial de Los Teques, murieron 6 internos y otros 15 resultaron heridos, pero ya en la primera semana de este mes en Sabaneta, murió Hendy Ramón García Calderón, de 25 años.

Su cadáver presentó nueve heridas por arma de fuego en la cabeza, espalda y extremidades inferiores.

Mientras que el otro recluso, identificado como Alexis Ramón Cueva García, de 21 años, recibió dos balazos en la cabeza.

Y el domingo mataron a Alexander Enrique Reyes González, Endry José Guerrero Manrique, Marcos José Sánchez Morales, Henry José Vielma, Esneiro Enrique Quintero Ferrer, Mao Lenin Peña González, Erwin Carvajal Rivera y Geovanny Enrique Castillo Chourio. Resultaron heridos Alfredo Antonio Luque Rivera, Joan José Rodríguez Jiménez, Jehova Alfonso Cervera Mercado, Raúl Enrique Balzan Nava, Edgar Luis Rodríguez Rodríguez y Daniel Antonio Pirona Pérez.

En el Retén de Cabimas fueron asesinados Francisco Javier Gómez Carrasquero (25), José Luis López (25) y Ronier Borjas, de 24 años. Dos de ellos presentaron heridas en la cabeza, provocadas por un arma de fuego y otro por arma blanca en el estómago; y resultaron heridos: Francisco Soler, Euro Primera, Juan Carlos Hernández, José Gregorio Figueroa, Alexander Hernández, Yohandry Salazar, Albenis Alejandro Urribarrí, Daniel Acurero.

Yohandry Yánez fue trasladado al Hospital General del Sur en Maracaibo. Su estado de salud es crítico. Presentó un tiro en el cuello.

Familiares de los internos manifiestan: «Nosotros no metemos armas, ya que nos revisan cuando entramos. Siempre vivía con el temor de que esto pasara. ¿Porqué le sucedió esto a mi hijo?». Y las autoridades «Hacemos un llamado a la población privada de libertad a no permitir que el caos o descontrol entre en los centros penitenciarios del país».

El pasado martes a las 6.30 de la mañana, en una reyerta que ocurrió en el mismo pabellón, resultaron heridos José Luis López López y Ronnier José Borjas Valles. Ambos fueron atendidos en el Hospital de Cabimas tras presentar heridas leves.

¿Qué debemos hacer? Esa es la pregunta que hay que formularle a las autoridades, responsables de la debacle penitenciaria: Pudiéramos proponer tres acciones en lo inmediato, tres acciones en lo mediano y tres a largo plazo, a través de un Plan de Convivencia y Paz con el objetivo de erradicar la violencia carcelaria.

¿Les parece? Los invito, quienes estén interesados, a que nos escriban para organizar una reunión y aportar esta herramienta al Estado, no se queden ahí nada mas leyéndonos, sino actuando.

Vamos a hacer público este documento con el objeto de que el Estado comprenda que tiene un problema grave y que con pañitos calientes no lo va a resolver; que con políticas de anuncios tampoco lo va a resolver. Que mientras andan con buenas intenciones, los internos siguen muriendo frente a sus propias narices.

Por ello mencionamos que mientras no se impulse una política de cambio en materia penitenciaria, el Estado estará alimentando una política de exterminio.

Humberto Prado
Publicado en Tal Cual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.