El Banco Central de Venezuela elabora un indicador que capta el comportamiento de los ingresos devengados por los venezolanos. Se trata del Índice de Remuneraciones, el cual toma en consideración los salarios percibidos, las utilidades y aguinaldos y las contribuciones que realizan los patronos a los trabajadores, tales como tickets de alimentación, entre otros.

Según la información consignada por el ente emisor, en el primer trimestre de 2010 las remuneraciones en términos reales de quienes perciben un salario disminuyeron 4,4% en tanto que en el segundo trimestre la caída se cifró en 10%.

En palabras simples, el poder adquisitivo de los trabajadores ha venido cayendo a lo largo de este año. Debido al alza sostenida de los precios, los trabajadores han visto mermados sus ingresos y en consecuencia el consumo también ha declinado. Existe una tremenda injusticia con la política salarial que adelanta el Gobierno de Venezuela. A comienzo de año, en enero, el Gobierno decretó un aumento del salario mínimo de 25%, pagadero en dos partes. Sin embargo, el abril el Gobierno anunció otro aumento de sueldos y salarios, esta vez para los integrantes de la Fuerza Armada Nacional, de 40%. Los miembros de la FAN son merecedores de un aumento de sus remuneraciones que reponga la pérdida de su poder adquisitivo y eso es lo justo.

Más recientemente, en septiembre, a los funcionarios de la policía de seguridad del Estado (Sebin, antigua Disip) les concedieron un sustancial aumento salarial de aproximadamente 40%, con los cual se hace justicia con estos servidores que arriesgan sus vidas en la lucha contra la delincuencia.

Pero mientras a un grupo se le concede aumentos significativos de sueldos y salarios, a otros trabajadores se les margina. Es el caso de los profesores y empleados universitarios, a quienes el Gobierno decidió castigar de forma inmisericorde al no pagarle los aumentos que en justicia les corresponden.

Desde 2007, profesores y empleados no disfrutan de un aumento de salarios y el Gobierno con ello le está haciendo un daño enorme a las universidades. Como ejemplo tenemos que un profesor universitario de categoría agregado en el escalafón de la universidad, que implica tener al menos doce años de docente, con estudios de postgrado y a tiempo completo, devenga un salario básico de BsF 1.963. Con ello apenas se puede adquirir la canasta alimentaria y pagar algunos servicios.

En tanto que esa es la realidad universitaria, los siguientes salarios básicos mensuales documentan la injusticia salarial en Venezuela: un magistrado del TSJ gana más de BsF 30.000 mensuales, un director del BCV obtiene BsF 28.000, un rector del CNE casi BsF 30.000 y el presidente de Pdvsa recibe BsF 16.000. Todos debemos tener un salario decente y digno, pero es que hay dos Venezuelas, la de los poderosos con altos y jugosos salarios y la de los humildes con sueldos de hambre.

José Guerra
Economista

Publicado en Últimas Noticias

Una respuesta

  • Buenos Dias: Mi nombre es Meiver Avila, soy Secretaria Administrativa de una Contratista de Hidrocapital, y estoy empleada desde el 12 de Enero del año 2009, comenzando con un sueldo de Bs.26.64 diario, 479.55 quincenal, los aumentos que he percibido han sido por decreto presidencial, pues a la fecha mi sueldo actual es de 40.80 osea 644.95 quinenal, y por parte del patrono no me han aumentado el sueldo, quisiera saber si este sueldo es legal para mi cargo. Esta pregunta la hago ya que soy madre soltera y tengo 42 años de edad, pues mi temor es retirarme y conseguir otro empleo ya que por mi edad es dificil lograrlo, pues necesito un aumento porque soy cabeza de hogar y no logro cubrir todas las necesidades basica de una casa, y mucho menos para cubrir gastos de estudios universitario para mi hija de 17 años de edad.

    Agradezco su valiosa, atencion.
    Atentamente,
    Meiver Avila
    C.I.V-10.111.295

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.