La audiencia del caso de Rubén González, secretario general del Sindicato de Ferrominera Orinoco, detenido desde el 2009 luego de haber protagonizado una paralización de 16 días, fue diferida nuevamente para el 20 de julio por la ausencia de los escabinos.

Amigos, familiares y dirigentes sindicales se quedaron a las afueras del Palacio de Justicia en reclamo por lo ocurrido y como una muestra de solidaridad para con el líder de FMO.

Entre los asistentes se encontraban Aldo Torres, vocal de la Federación Eléctrica Nacional, quien viajó desde Aragua para manifestar su solidaridad y su descontento por lo que está ocurriendo con González y con todos los trabajadores del estado Bolívar sometidos a procesos judiciales.

«Hoy puede ser Rubén González y mañana puede ser otro dirigente sindical, también estamos en contra del sicariato y todas las arbitrariedades que está cometiendo el patrono público y privado en contra de la clase trabajadora».

Torres hizo un llamado a la dirigencia sindical, porque así como el líder de FMO está detenido «los verdaderos culpables de la crisis de las empresas básicas andan por ahí muy tranquilos disfrutando de la corrupción y toda la vagabundería que hicieron en esas empresas y que han perjudicado a miles de familias en este estado y por eso hago un llamado a los trabajadores para que seamos solidarios y creemos un movimiento para luchar contra las arbitrariedades».

Además de Torres, otro dirigente nacional Freddy González, coordinador de los trabajadores de la Coca-Cola también visitó la región para dar su apoyo al secretario de Ferrominera y hacer hincapié para que otras personas se sumen a esta lucha que no es sólo por Rubén sino por todos los empleados del país que dependen de patronos públicos y son víctimas de arbitrariedades.

¿Injusticia política?

Rigoberto Carrero, jubilado de FMO en el 2008, recordó que González tiene 10 meses recluido en Patrulleros de Caroní mientras el proceso es «retardado una y otra vez». En este sentido acusó al gobernador de la entidad Francisco Rangel Gómez de «tener sus manos metidas en el caso».

«Qué ha hecho Rubén González al gobernador o al presidente Chávez, enviarles votos, al gobernador y al presidente Chávez, y de la noche a la mañana le dieron un golpe de estado. Pero aquí está el pueblo de Angostura y los trabajadores ferromineros que a pesar del miedo hacen presencia aquí».

Por su parte Luis Blanca, trabajador de Carbonorca y representante de Patria Obrera, criticó lo que ocurre con el caso del dirigente de FMO y añadió que «quienes han dañado el aparato productivo de este país están en el exterior administrando sus riquezas, mientras nosotros estamos aquí en vanguardia y defensa de los trabajadores debemos permanecer en un tribunal para defender a un camarada víctima de un poder».

José Rodríguez «Acarigua», director laboral de Sidor, propuso en vista de todas las arbitrariedades denunciadas en Guayana se realice un encuentro nacional de solidaridad con Rubén González y en contra de las políticas que van en menoscabo de la lucha de la clase trabajadora. (NG, Correo del Caroní, 14.07.10)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.