El diputado de Asamblea Nacional (AN), Earle Herrera, realizó la afirmación en el programa Despertó Venezuela, de VTV, cuando estaba analizando la situación de libertad de expresión en Venezuela, en relación a los casos de Guillemo Zuloaga y las declaraciones de Catalina Botero, relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Herrera, según la reseña de la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), sostuvo «que cualquiera puede comprobar que en el país hay un exceso de democracia». (ABN, 16.06.10)

Otro de los aspectos abordados por el parlamentario fue la situación del Banco Federal cuyo dueño, Nelson Mezerhane, es accionista de Globovisión, al respecto, expresó «se intervino un banco, no Globovisión. Si esa entidad financiera tenía acciones en el canal 33, eso es otra cosa y es responsabilidad de los accionistas de ese medio, quienes se buscaron a esos socios«.

Para Herrera un aspecto que demuestra el pleno goce de la libertad de expresión en Venezuela es como Globovisión «no sólo emite información y opiniones como desean, sino que constantemente difunden expresiones del jefe de Estado, Hugo Chávez, y de otros funcionarios colocadas fuera de contexto, con el fin de generar burla y romper la majestad presidencial y de otras instituciones«.

Estimó que la declaración de la relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Catalina Botero, sobre la supuesta grave situación de acoso a la disidencia en Venezuela, es un indicio de la culpabilidad de Zuloaga.

Los cargos que se le imputan a Guillermo Zuloaga son por la presunta incursión en los delitos de usura genérica y agavillamiento, por lo cual se le dictó medida privativa de libertad.

El representate afirmó «éstos se van al mundo a decir que no hay libertad de expresión, pero regresan al país y no les pasa nada, lo que es el mayor desmentido para su propia campaña, que por repetitiva y recurrente, lo que resulta es una ridiculez«. Lo anterior en relación a lo que calificó de campaña internacional de factores de oposición.

El diputado acotó que la libertad de expresión no se usa para los trabajadores de medios privados, pues la misma Globovisión es incapaz de reseñar la formación de un sindicato en esa planta, ni el reciente despido a once periodistas del diario El Universal, información vetada en los medios por la solidaridad empresarial que hay entre ellos.


cuyo dueño, Nelson Mezerhane, es accionista de la misma planta opositora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.