informaciom1

El 28 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día del Acceso a la Información Pública, también conocido como el “Día del Derecho a Saber”. El Ministerio de Comunicación e Información, dirigido por Desiree Santos Amaral, no perdió la oportunidad de conmemorar este día, publicando un poster en su cuenta oficial de Twitter.

La asociación civil Espacio Público determinó, en estudios realizados entre 2011 y 2014, que en al menos un 84% de las ocasiones, las instituciones no responden a las solicitudes de información que les son realizadas. “La información ofrecida por las instancias públicas suele ser desactualizada, incompleta e impertinente con respecto a los temas de mayor interés”, explica la asociación en una nota de prensa.

En Runrunes creemos que esta es la oportunidad propicia para que el gobierno revele información pública que se encuentra oculta y, de este modo, rinda un mejor tributo a la efeméride mundial. Así, les sugerimos diez cosas que pueden aclarar hoy mismo, para celebrar:

1. Indicadores económicos

El Banco Central de Venezuela (BCV) puede revelar las cifras de escasez, inflación, desabastecimiento, así como el estatus del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y de las reservas internacionales. El último índice de inflación publicado data de diciembre de 2014, cuando se ubicó en 68,5%. Según el artículo 319 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la Ley del Banco Central de Venezuela, el BCV está en la obligación de publicar estos datos durante los primeros 10 días de cada mes.

2. Asesinatos 

En julio de 2015 la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, admitió que en Venezuela la tasa de homicidios se ubica en 62 por cada 100 mil habitantes. La declaración fue informal, pero estremecedora. Hasta ahora la única fuente de información al respecto era el Observatorio Venezolano de Violencia, que la ubicaba en 82 decesos por cada 100 mil habitantes.

El conteo de muertes violentas es llevado, de forma independiente, por los periodistas de la fuente a falta de pronunciamientos formales del Ministerio de Interior, Justicia y Paz. Desde el despliegue de la primera Operación de Liberación del Pueblo (OLP) la cartera de seguridad ciudadana dio la orden expresa delimitar el trabajo de los periodistas en la sede de la Medicatura Forense en Caracas.

3. Epidemias

El último Boletín Epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud de Venezuela data de la semana del 26 de octubre de 2014. Es decir, hace 11 meses. Desde entonces, un importante brote de dengue y chikungunya pasaron por el país sin que nadie se atreviera a ponerle un número concreto. Los colegios de médicos del país han denunciado tener que trabajar “a ciegas” por la falta de este recurso de información pública.

4. Compra de medios

La identidad de los verdaderos nuevos dueños de grandes medios de comunicación como El Universal, Globovisión y Últimas Noticias es aún un secreto. La opinión pública de Venezuela no lo conoce con claridad, pero lo que sí es un hecho es que los tres han virado su linea editorial de la crítica a la complacencia al poder. ¿Cuánto costó cada medio? ¿Está algún banquero o figura del gobierno detrás de ellos? Nadie lo sabe.

5. Sueldo de mandatarios

¿Cuál es el sueldo que devenga Nicolás Maduro por fungir como presidente de Venezuela? ¿La “primera combatiente”, Cilia Flores, cobra algún sueldo por ser la esposa de Maduro? ¿A Flores le es suficiente este ingreso para comprarse unacartera de 4.500 dólares, marca Chanel? ¿Cuál es el sueldo del diputado Diosdado Cabello o de los ministros que integran el gabinete de Maduro? Dudas difíciles de despejar para un ciudadano común.

6. Inmigración

La cantidad de venezolanos que han abandonado el país, buscando nuevas oportunidades, es indeterminada. Ni el Instituto Nacional de Estadística, Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) ofrecen datos actualizados sobre este tema. Según una encuesta de Hinterlaces, de septiembre de 2015, al menos 30% de los venezolanos manifiestan su intención de abandonar el país, motivados por su difícil situación económica. En enero de 2014 se contaban más de un millón de criollos en el extranjero.

El gobierno venezolano hace oídos sordos ante la fuga de talentos del país, pero parece tener perfectamente cuantificada, por ejemplo, la cantidad de colombianosque viven en este país.

7. Presos

¿Qué tan hacinadas están las cárceles en Venezuela? ¿Es cierto que los presos están siendo alimentados con un “menú chino”, conformado por arroz blanco y agua? ¿Cuántos presos mueren en reyertas o en enfrentamientos con custodios? ¿Cuántos reclusos se fugan al año? Todas estas son preguntas que parecen “escaparse” de la agenda de la ministra para el Servicio Penitenciario, Iris Varela.

8. Dólares de Cadivi

El ministro de Finanzas de casi todo el gobierno de Hugo Chávez, Jorge Giordani, soltó una bomba antes de salir del gobierno: de las arcas de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) se habían “esfumado” más de 25 mil millones de dólares, en los maletines de miles de “empresas fantasmas”. ¿Cuáles son estas empresas? ¿Por qué los organismos de regulación del presupuesto público no pudieron detenerlas? ¿Hay algún detenido por el desfalco a Cadivi? ¿Hay casos similares a este? Nadie sabe, nadie supo.

9. La comida podrida

A partir del 25 de mayo de 2010 y durante la semana posterior, el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) encontró 45.4 toneladas de alimentos descompuestos, en el puerto de Puerto Cabello, estado Carabobo. Los alimentos, importados por el Gobierno de Hugo Chávez bajo subsidios a través de la empresa estatal Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval), estaban depositados allí bajo la figura de “abandono legal”. El 8 de junio de 2010 se nombró una comisión en la Asamblea Nacional para investigar el caso. La comisión nunca presentó resultados y finalmente fue disuelta al instalarse una nueva Asamblea Nacional en 2011. Cuatro años después, en 2015, aún la Asamblea no ha dicho ni “pío” sobre este caso.

10. Los patriotas cooperantes

Los “patriotas cooperantes” son figuras auspiciadas y amparadas por el presidente de la Asamblea Nacional. Son suertes de delatores o espías, cuya función es perseguir a personajes de la oposición política en Venezuela. Son reclutados, formalmente, por la Dirección de Contrainteligencia Militar, según reveló una investigación de Runrunes. ¿De qué parte del presupuesto nacional sale el dinero para mantener a estos “sapos”? ¿Por qué ellos tienen patente de corso para delinquir, en pro de obtener información valiosa para el gobierno? Preguntas que, seguramente, serán aplastadas por el mazo de Cabello. (Adriana Núñez, Run Runes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.