Foto de Primicias24.com

Aproximadamente 162 buhoneros de la Parroquia Petare deben abandonar la feria escolar, pues según funcionarios del municipio mirandino terminó el acuerdo pautado para dicha venta y “harán cumplir la ley”

Radicalizan protesta
En protesta a la decisión tomada por funcionarios de la alcaldía, el grupo de más de 162 comerciantes informales trancó las adyacencias de Petare, pidiendo que los dejen trabajar hasta el mes de diciembre. Trabajadores reiteraron que no se moverán de sus lugares y aseguraron que radicalizarán las acciones de protesta hasta que no haga acto de presencia el alcalde del Municipio Sucre, Carlos Ocariz, pues se “cansaron” de dialogar con Emilio Boulanger, Director Adjunto de Desarrollo Económico. Aunado al accidente automovilístico de la autopista Petare-Guarenas en horas de la tarde, el trancazo realizado por buhoneros aumentó el nivel de estrés en los pasajeros que pretendían viajar hacía las ciudades dormitorios (Guarenas-Guatire), ya que la manifestación fue frente a la Redoma de Petare, que hace las veces de Terminal y demoró aún más el flujo de unidades

“Ustedes no le llevan el pan a la boca a mis hijos, ni me pagan todas las deudas que tengo. No nos vamos a mover de donde estamos, porque necesitamos trabajar”, fueron las palabras de un trabajador informal, que desde hace más de 17 años vende en la Feria Escolar de Petare, en el Municipio Sucre. Y es que los buhoneros que laboraron en la feria escolar de este año le piden a la alcaldía que les extienda el plazo –vencido- hasta diciembre, para poder obtener ganancias en dicho mes y de esta manera cancelar sus deudas y poder llevar “la comida a la casa”. Este acuerdo fue firmado por los coordinadores de los puestos de trabajo, como muestra de compromiso entre ambas partes. Según el acuerdo que firmaron con las autoridades de la municipalidad mirandina, hasta el pasado sábado podían estar ejerciendo en las calles, incluso Emilio Boulanger, Director Adjunto de Desarrollo Económico, afirmó que les dieron oportunidad hasta el domingo “para ser flexibles con ustedes”. José Martínez, coordinador de la feria escolar, asegura que funcionarios de la alcaldía les habían prometido reubicarlos en una infraestructura en construcción -frente a El Fortín en Petare- a principios del mes de noviembre, pero en la última reunión informaron que la fecha había sido cambiada y a inicios del año 2011 podrían poblar el lugar.

“Ellos quieren que nos vayamos del lugar, pero no nos ofrecen reubicación, ni nos dan solución y no nos vamos hasta que resuelvan. Nos iban a dar un sitio, pero ahora nos dicen que no, queremos un lugar digno para trabajar. Por aquí han pasado muchos alcaldes y nosotros no tuvimos problemas con nadie”, soltó Martínez.

Este lunes, un grupo de representantes de este sector de la economía se dieron cita a las afueras del edificio Giorgio, a fin de llegar a un acuerdo con Boulanger, quien ha estado llevando el caso. En la conversación, que de momento se tornó tensa, los trabajadores le pidieron al funcionario que les extendiera el plazo hasta diciembre, pero la respuesta fue negativa, pues tal y como expresó el director adjunto de Desarrollo Económico “vamos a hacer que se cumpla ley”. “Entendemos que quieran hacer cumplir la ley, pero en sus manos está interceder por nosotros y hacer que se extienda el plazo”, dijo Maritza Reina, trabajadora informal desde hace 18 años. Entre tanto, el grupo de personas presente aseguró que Emilio Boulanger ha estado amenazando, al resto de los buhoneros, con quitarle el día de parada en diciembre, si apoyan a este grupo que debe abandonar las calles, acto que los afectados tildan de amedrentamiento. “No nos vamos a retirar del lugar. Y si nos buscan de sacar, responderemos con protestas y el apoyo de los demás buhoneros. Pero no nos vamos”, finalizó Jaime García, representante del gremio.

Alcaldía de Sucre desmiente declaraciones
La Directora de Desarrollo Económico del Municipio Sucre, Silvia Dohnert, explicó que en el mes de agosto le permitieron, mediante un acuerdo, a los buhoneros de Petare laborar en la feria escolar, que hacen desde hacen desde aproximadamente 40 años. “Cuando firmaron ese acuerdo, nos prometieron que el 12 de octubre iban a desmontar sus puesto. Ese día se reunieron con nosotros y le dimos una extensión hasta el 27 de ese mes, puesto que alegaron que se retrasaron por las lluvias, el comienzo tardío de clases y las elecciones”, aseveró. Según la ordenanza municipal los trabajadores informales pueden vender sus productos navideños en las estructuras “1,5×1” y las de esta feria escolar son de “3×3”, lo que les resta derechos a estos empleados a mantenerse en el lugar, asegura Dohnert. Además, la directora de Desarrollo Económico, desmintió los planes de reubicación, indicando que por parte de la alcaldía no se llegó a ese acuerdo. “Ya terminó el periodo de esa feria escolar, la finalidad es vender textos escolares por la temporada de inicio a clase y ya pasó. Ellos deben retirarse porque no pueden tener ventaja con los demás comerciantes populares de la zona”, dijo.

“Se van 32” de Petare
Tal y como lo explicó Silvia Dohnert, son 32 comerciantes informales que deben retirarse del lugar, ya que terminó el plazo acordado. Sin embargo, representantes de esta feria aseguran que son más de 162 personas que se están viendo afectadas por esta decisión. “Hay 2.600 permisados en toda la zona y ellos no tienen acceso al toldo 3×3, que se les fue dado a los buhoneros de la feria. Además, sólo tenían permiso para la feria y muchos no tienen autorización para la venta informal, porque no son comerciantes”, sentenció Dohnert. De momento, la alcaldía le ordenó a este grupo de 32 comerciantes retirar sus toldos de la zona, de lo contrario el año que viene no les darán el permiso y no les van a levantar el día de parada decembrino, hasta que estas personas no retiren sus toldos.

“No le llevan el pan a mis hijos”
Jaime García (32 años como trabajador informal): “Tenemos mucha mercancía todavía y bastantes deudas, por eso no nos queremos mover del lugar”

Daniel Alvarado (25 años como trabajador informal): “Las elecciones y los palos de aguan nos retrasaron el trabajo y todavía debemos. Tenemos hijos que mantener”

Maritza Reina (18 años como trabajador informal): “Queremos que nos den chance porque aún hay gente comprando listas escolares. Y de buena fe le pedimos nos dejen hasta el 31 de diciembre”.

(Yohana Marra, 02.11.2010, http://www.diariolavoz.net/seccion.asp?pid=18&sid=1050&notid=345264)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.